Nacional

Pantuflas, pijamas y trajes de baño: esta es la “moda” del teletrabajo

Los ticos nos cuentan cómo les ha ido breteando desde la casa

El teletrabajo es hoy una moda impuesta por la exigencia de estar en casa para alejarse del COVID-19, pero moda al fin. Muchos de los que nunca se imaginaron bretear en la cama, en el sofá o en medio de los hijos o las mascotas, hoy lo están haciendo.

El teletrabajo también impone moda, una un poco destartalada, pero moda.

En lugar de ir todos arreglados a la oficina, con el cabello planchado, tacones, ropa de vestir o camisa manga larga y zapatos embetunados; ahora se trabaja añejo, en chanclas, en pantaloneta, en camiseta o hasta en vestido de baño.

La Teja se dio a la tarea de preguntarle a varias personas cómo la están pasando con el teletrabajo y les pedimos que nos enviaran fotos de sus looks.

Con calor

Una de ellas es la sicóloga María Ester Flores, quien está haciendo teletrabajo en Nicoya, en la casa de su mamá. Ella comúnmente trabajaba en una oficina con aire acondicionado atendiendo, en su mayoría, niños, pues es sicóloga de familia. Hoy su oficina es abierta, en un corredor, con el sonar de los pajaritos y una piscina a la par, en la cual se pega un chapuzón cuando no aguanta el calor.

“Estoy poniendo expedientes al día y respondo algunas consultas por computadora, quizá atención al público no tanto, porque es mejor atenderlos directamente, a mí me gusta sentir la energía de la persona. Por el calor guanacasteco, paso con el traje de baño y una camiseta encima. Aquí hace un calor terrible.

"Pero también relaja el hecho de no tener que cumplir con la formalidad del maquillaje, saco mi ratito para hacer ejercicios y ayudar a mi mamá. Me motiva estar con mi familia y no estar encerrada en cuatro paredes”, contó la sicóloga.

Liberada

Otra que “se libera” en casa es la presentadora de Café Nacional, del Sinart, Carolina Medina, quien apenas llega a su hogar se quita el maquillaje y el peinado que le hicieron en la mañana en el canal, como una forma de liberarse y acomodarse al resto de sus labores.

“Me ha ido super bien con el teletrabajo, hago el programa Café Nacional todos los días de 8 a 9:30 am y luego me devuelvo a mi casa a terminar mi jornada. Buscar invitados, hacer el guion y algunas notas para el programa. Me he sentido supercómoda y con la posibilidad de sentirme segura en esta situación del COVID-19”, contó.

La periodista se pone un short o algún vestido fresquito, tira los tacones por allá y en su lugar usa sandalias.

“Yo feliz de quitarme el maquillaje, de hecho es lo primero que hago cuando llego a la casa, me siento superfresca”, comentó.

Luego de terminar su jornada, a las 2:30 p.m., aprovecha que está en casa y se pone a cocinar en la tarde, hace cositas para tomar café, como empanadas o pancitos.

Muy cómoda

Yessenia Bermúdez, presidenta de la Asociación Nacional de Modelaje, está acostumbrada a andar supermaquillada y estrictamente vestida de acuerdo a la etiqueta.

Pero estos días que todos estamos trabajando en casa hace sus labores en una pijama bien holgada que le regaló su mamá y en los pies luce una simpáticas pantuflas.

“Trabajar así es sumamente cómodo, las empresas deberían aprovechar esta coyuntura e implantar más el teletrabajo. Pasamos más tiempo con la familia, hay más tiempo para nosotros. En la Asociación Nacional de Modelaje nos reinventamos y estamos dando clases virtuales a raíz de lo que está sucediendo con el coronavirus.

"Yo solo he salido tres veces, a comprar alimentos, en 22 días, como vivo con mi madre de 69 años y el esposo de ella de 80, debo tener mucho cuidado”, nos comentó.

Poca diferencia

Otra que está haciendo teletrabajo es la presentadora y productora Sylvia Blanco, de Teletica Radio, quien a pesar de estar en su apartamento no puede perder la elegancia, ya que hace transmisiones en vivo todos los días de su programa y debe salir arregladita y guapa como siempre.

“Yo preparo el programa en pijama en mi casa, pero en los Facebook Live que debemos hacer todos los días me debo arreglar, me debo peinar y maquillar un poco, como estuviera en la cabina. Así que no he sentido mayor diferencia con eso”, nos comentó.

Shirley Sandí

Periodista.