Yenci Aguilar Arroyo.12 junio
El 3 de junio pasado, Ashley Rodríguez se convirtió en la primera niña en el país en ser vacunada contra el virus del papiloma. John Durán.
El 3 de junio pasado, Ashley Rodríguez se convirtió en la primera niña en el país en ser vacunada contra el virus del papiloma. John Durán.

Las autoridades sanitarias les recuerdan a los papás y a los encargados de niñas de 10 años que no tienen quite con la vacuna contra el virus del papiloma humano: su aplicación es obligatoria.

La campaña de vacunación contra esta enfermedad se inició el 3 de junio. Aquel día, el ministro de Salud, Daniel Salas, comentó que instituciones como la Fuerza Pública y el Patronato Nacional de la Infancia (Pani) pueden actuar en caso de que los adultos se nieguen a vacunar a las menores de edad.

Quien diga que la vacuna no es obligatoria miente.

El jalón de orejas nace a raíz de los cuestionamientos que hizo la exdiputada Alexandra Loría con respecto a la vacuna.

“Muchos papás me han consultado qué hacer si no le quieren poner la vacuna a su hija y por eso les ayudé con un documento machote, para que ellos lo presenten en la escuela donde vacunarán a su hija y soliciten explicaciones de quiénes se harían responsables si a sus hijas les pasa algo”, señaló Loría.

35.150 dosis se aplicarán a las niñas de 10 años.
Irracional

Rodrigo Marín, director de Vigilancia de la Salud, expresó que la Ley General de Salud establece en los artículos 150 y 151 la obligación de los responsables de vacunar a los menores de edad.

“Las leyes dan al Estado la potestad para que la aplicación de las vacunas sea obligatoria. El artículo 151 indica que es responsabilidad de los encargados de los niños velar porque cuenten con las vacunas al día”, comentó.

Marín agregó que es irracional pensar que las autoridades compren un medicamento que les haga daño a los niños y señaló que Loría no cuenta con los fundamentos para oponerse al medicamento.

“Se ha comprobado que el virus provoca cáncer de cérvix y la vacuna es segura y aunque no protege contra todos los virus, su aplicación evita el contagio de los virus más importantes”, dijo.

Por otro lado, Elvis Delgado, del departamento de Imnunizaciones de la CCSS, comentó que la vacuna llega a Tiquicia luego de un proceso de análisis y de estudios. Usarla es seguro.

“Esta vacuna previene contra los virus más agresivos. Además, en ochenta países se ha demostrado que no posee efectos secundarios ni estimulan el inicio de la vida sexual de las menores”, agregó.