Nacional

Paralización de trabajos en La Lima de Cartago trae problemas a comerciantes y vecinos

Polvo, malos olores y falta de espacio para sus clientes son las principales quejas

La buena noticia se transformó en pesadilla e inconvenientes al por mayor.

Cuando se informó que al fin se ampliaría la carretera de La Lima, en Cartago, el anuncio fue visto con optimismo por vecinos y comerciantes. Hoy el panorama es el contrario.

Los trabajos empezaron en enero de este año y estaban a cargo de la empresa H. Solís. Irían desde el cruce de La Lima hacia el este por cerca de 2 kilómetros, un tramo lleno de comercios a ambos lados de la vía. Esos lugares lidiaron con inconvenientes al inicio (maquinaria, ruido, polvo) y ahora, con los trabajos abandonados, siguen en las mismas.

Kenneth Monge, de la marisquería Las Américas, le contó a La Teja que la clientela bajó desde el inicio de las obras. Es lamentable, pero no extraño: al frente del local dejaron un hueco profundo que cuando llueve se llena de agua y empieza a atraer bichos y a soltar malos olores.

“Algunos clientes nos dicen que es un relajo el polvazal que se levanta, otros prefieren llamar y pedir para que les lleven la comida a la empresa porque, además, por el huecote, nos dejaron sin espacio para parquear”, explicó Monge.

Don Luis Barahona Gutiérrez, un vecino que integra el comité creado para mantener informados a los afectados, explica que no les han comunicado nada de cuándo retomarían las obras.

“Entre la empresa constructora y la Jasec se tiran la pelota y los vecinos llevamos las de perder”, comentó.

Carlos López, dueño del minisúper La Ventanita, nos habló de las molestias que causa el montón de polvo que se mete. Debe estar limpiando a cada rato para que los productos no estén sucios.

Bill Chavarría, de Pintos Don Juan, es otro comerciante que ya no sabe qué hacer con tanto polvo y tantas penurias.

“El polvazal y los olores han espantado a la clientela que venía a comer. Es desagradable estar comiendo y que se suelten los olores. Uno desea que terminen rápido, pero sabiendo el problema que tiene H. Solís, no guardo muchas esperanzas”, comentó.

A él le preocupa que pueda ocurrir un accidente cuando los huecos están llenos de agua y a los choferes les cuesta verlos.

Y afirma que, naturalmente, los visitantes también se quejan por la falta de espacio para estacionar.

Baja en ventas

Norber Álvarez trabaja en la tienda Outlet Levis y asegura que desde que se iniciaron los trabajos frente al local, las ventas han bajado en un 60% y que los clientes les dicen que no han vuelto tan seguido porque no ven la entrada para meterse o les cuesta mucho parquear.

Víctor Alvarado, trabajador de electrónica Maz, contó que las obras los han afectado mucho porque los provedores casi no tienen campo para estacionar los camiones y descargar.

“Echando para atrás para salir en el poco espacio, algunos clientes han sufrido accidentes cayendo en el hueco que hicieron”, sostuvo Alvarado.

Infesa es otra de las empresas golpeadas. Kevin Ramírez, uno de sus colaboradores, nos dijo que algunos clientes los llaman y les dicen que prefieren seguir directo e ir a la tienda que tiene la compañía en Curridabat.

“Las ventas han bajado bastante con eso, por dicha dejaron una entrada para cada negocio, pero como es una pista, si (los visitantes) no están seguros de la entrada pasan directo”, dijo Ramírez.

Para largo

La medicina para tantos males no parece cercana.

Consultamos al Ministerio de Obras Públicas y Transportes por la paralización de las obras y respondieron que se debe a la decisión tomada por la empresa concesionaria, la cual ha argumentado falta de pago.

Específicamente sobre cuándo reiniciarían los trabajos la Unidad Ejecutora del Programa de Infraestructura del Transporte dijo que la empresa --H Solís-- será la que tome la decisión.

Luego de la detención definitiva de los trabajos, la constructora informó mediante un comunicado de prensa que lo hizo debido a “aspectos administrativos y financieros” que el MOPT debía resolver.

La Junta de Administración de Servicios Eléctricos de Cartago (JASEC) informó que desde que se notificó la construcción de los pasos a desnivel de Taras y La Lima, le hicieron al MOPT observaciones por los diseños de infraestructura eléctrica utilizados y que era necesario hacer ajustes, algo que sigue pendiente de completarse ya que solo se corrigieron en el tramo entre Pequeño Mundo y Ferromax.

En principio, las obras estarían terminadas 28 meses después del arranque. O sea, las congojas de vecinos y comerciantes van para largo.

Karen Fernández

Karen Fernández

Periodista con una licenciatura en Producción de Medios. Forma parte del equipo de Nuestro Tema y tengo experiencia en la cobertura de noticias de espectáculos, religiosos, salud, deportes y nacionales. Trabajo en Grupo Nacion desde el 2011.