Karen Fernández.18 diciembre, 2020
Unos 250 mil cilindros del poco más de un millón que hay en el país, ya tienen la válvula de rosca. Foto: Cortesía Aresep
Unos 250 mil cilindros del poco más de un millón que hay en el país, ya tienen la válvula de rosca. Foto: Cortesía Aresep

La Teja supo, por gran cantidad de quejas que nos han llegado, y también porque lo hemos visto, que en algunos barrios del sur de San José, las gaseras están obligando a los pequeños distribuidores a decirles a los clientes que al devolver los cilindros deben entregarlos con las nuevas válvulas de rosca y que si no las tienen, deben comprarlas y pagar para que las pongan.

Los usuarios tienen meses de estar saliendo por dentro. Y lo peor es que aunque hagan el gasto y dan un cilindro con rosca nueva, cuando retiran el lleno este, con frecuencia, la válvula está maltratada ya que se joden cuando los repartidores los tiran a los camiones.

Pero, pedir a las personas que asuman el costo del reemplazo de las válvulas es un atropello y un abuso a los derechos de los usuarios, nos confirmaron en la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) y el Ministerio de Ambiente y Energía, instituciones que regulan las ventas de gas.

Antes de un decreto del Minae del 2018 estaban aprobadas las dos válvulas, pero la mayoría de los cilindros tenía las de acople o chupón, que --según ha dicho Bomberos-- es menos segura; si algún usuario quería la de rosca (que no se importaban) él debía asumir el costo.

Muy claro
El kit de instalación es el único que sí debe comprar el usuario para instalar en su casa, pero por un profesional. Foto: Albert Marín.
El kit de instalación es el único que sí debe comprar el usuario para instalar en su casa, pero por un profesional. Foto: Albert Marín.

Esto les permitía a las gaseras decidir cuál cilindro traer al país y cobrar por el cambio de la válvula, pero el decreto del Minae de hace dos años prohibió el uso de válvulas de acople rápido y se estableció que los reemplazos los harían las empresas, no los usuarios.

“En este momento, el 75% de los cilindros en el país son de acople rápido y el 25% de rosca. No puede ser, bajo ningún concepto, que se pretenda que en todos esos sea el usuario el que les cambie la válvula y menos exigirle que pague más de un cambio”, aclaró María Elena Martín, ingeniera química del programa de calidad en gas de Aresep.

Alejandro Bettoni, representante legal de Gas Zeta y Tropigas, dijo a La Teja, por medio de un correo electrónico, que en el caso de los cilindros portátiles de ambas marcas, Gas Nacional Zeta S.A. se encarga de revisar que se cumplan las normas y de sustituir las válvulas cuando sea necesario.

“Gas Nacional Zeta S.A. no ha pedido ni ha autorizado a terceros la sustitución de las válvulas de sus envases. La compañía no tiene conocimiento de esas prácticas y no las avala en caso de que existan”, afirmó Bettoni. Pero le decimos a Bettoni que el propio usuario es el que hace el cambio de válvula y la paga de su propio bolsillo porque hemos sido testigos de eso.

Dos años más

El plazo para los cambios de válvulas vencía en mayo del 2020, pero por la pandemia, las gaseras le pidieron más tiempo al Minae y los plazos nuevos se definirían este mes, comentó Ronny Rodríguez, director de despacho del viceministerio de Energía.

Rodríguez explicó que se les darían 24 meses más lo que --dependiendo de cuándo salga publicado en La Gaceta-- podríamos hablar de diciembre del 2022 a enero del 2023.

“Con más razón, sabiendo que en los próximos dos años las envasadoras no tendrán la capacidad de cambiar el cien por ciento de válvulas, jamás se le puede exigir a un usuario que la cambie y menos que la pague. Son las gaseras las que deben asumir el costo y la idea es que cada vez la gente encuentre más cilindros listos en los comercios”, agregó la ingeniera de Aresep.

La mayoría de cilindros del país aún cuentan con válvula de acople como esta. Foto: Albert Marín.
La mayoría de cilindros del país aún cuentan con válvula de acople como esta. Foto: Albert Marín.

Lo que sí tendría que comprar el usuario en caso de cambiar a cilindro de rosca es el kit de instalación de su casa, que es el regulador con el que podría abrir y cerrar el paso de gas.

Martín, del programa de calidad en gas de Aresep, aclaró que tiempo atrás habían descubierto un caso en un súper: el chofer de una empresa envasadora decía que debían hacer el cambio de válvula para cobrarlos él.

La envasadora desconocía que su empleado estuviera haciendo ese chanchullo y gracias a una denuncia lo paró en seco.

Peligroso

La ingeniera química recalcó en el peligro que supone que una persona manipule una válvula en un cilindro --ojalá ya viejo-- para cambiarla.

Y esto lo refuerza el jefe de ingeniería de Bomberos, Allen Moya, quien explicó que esa manipulación en manos de cualquier persona puede producir una fuga e incluso generar una explosión si se está cerca de fuego o una chispa porque los cilindros no se vacían del todo.

“Lo que he oído es que la gasera le cobra al cliente por el cambio, pero independientemente de cómo lo hagan, es un costo que no debe tener el usuario”, agregó Moya.

Ronny Rodríguez aclaró que el costo lo asume la gasera y luego puede pedir, por la estructura de tarifas, que se le reconozca. Eso significa que, al final lo termina pagando siempre el usuario.

“Toda inversión en calidad del cilindro, en reguladores, en válvulas o troquelado es de la gasera (concesionario) que el Estado tiene, ellos no pueden trasladar ese costo a los usuarios, de hacerlo la Aresep puede suspender el permiso tanto del distribuidor como de la empresa envasadora”, dijo Ronny Rodríguez, director de despacho del viceministerio de Energía.

Si le piden que cambie la válvula usted, mande un correo a la Aresep usuario@aresep.go.cr y denuncie lo que le está pasando con nombre y dirección del local para iniciar la investigación.