Eduardo Vega.29 mayo

¿Realmente cómo está Nicaragua en estos tiempos de COVID-19?

La periodista Ivette Munguía, del semanario Confidencial, nos respondió la pregunta usando como ejemplo lo que vivieron dos comunicadores el pasado miércoles 27 de mayo, que es lo mismo que enfrenta el pueblo nicaragüense a diario.

“Los periodistas Álvaro Navarro, director del medio Artículo 66, y Emiliano Chamorro, director de Portavoz Ciudadano, recorrieron varios hospitales privados de Managua (porque estaban muy enfermos y con síntomas de COVID-19), pero no los atendieron porque estaban llenos.

“A Navarro, por la mañana, lo recibieron en Emergencias del hospital Vivian Peña, le tomaron radiografías de tórax y, pese a estar delicado, le pidieron que se trasladara a otro hospital porque él necesitaba una Unidad de Cuidados Intensivos (UVI) y ya ellos no tenían espacio. Chamorro tuvo que irse para su casa porque no logró atención”, contó Munguía.

Los periodistas nicaragüenses Álvaro Navarro y Emiliano Chamorro tenían síntomas de COVID-19 y fueron rechazados de varios hospitales. Cortesía Semanario Confidencial.
Los periodistas nicaragüenses Álvaro Navarro y Emiliano Chamorro tenían síntomas de COVID-19 y fueron rechazados de varios hospitales. Cortesía Semanario Confidencial.

Por la necesidad de una cama en una UCI, Navarro visitó tres hospitales privados, pero no lo ingresaron por falta de espacio.

“Fue hasta el final de la tarde que ingresó en la sala de Emergencias del hospital Monte España, donde le suministraron oxígeno porque presentaba dificultad para respirar y posteriormente lo trasladaron a una sala para pacientes con COVID-19.

“Aquí (en Nicaragua) en estos momentos no sirve ni el dinero. Por más que usted tenga, los hospitales del Gobierno y los privados están llenos. Hay una preocupación nacional porque nadie entiende por qué el Gobierno no hace nada, siguen diciendo que la gente muere por dificultades para respirar o por una neumonía extraña”, explicó la comunicadora.

Ivette Munguía, del semanario Confidencial de Nicaragua, dice que en ese país ahorita el dinero no sirve de nada.
Ivette Munguía, del semanario Confidencial de Nicaragua, dice que en ese país ahorita el dinero no sirve de nada.
A la mano de Dios

Lidia López, periodista nicaragüense del periódico La Prensa, el único medio escrito que circula en el país, aseguró que los hospitales del estado están llenos, que los familiares se amontonan en las entradas a preguntar por el estado de salud de los suyos y que de forma constante salen vehículos con ataúdes para realizar entierros inmediatos.

“En estos momentos en Nicaragua la realidad es sálvese quien pueda. Estamos a la mano de Dios. El pasado 25 de mayo, el Gobierno presentó al país lo que llamó el 'Libro blanco’, el cual contiene el modelo de políticas utilizado por el Ministerio de Salud para responder al coronavirus, pero dice que tienen todo controlado y eso no es así.

“Lo cierto es que nadie hace nada, los muertos aumentan, los contagios aumentan, los entierros se hacen a cualquier hora del día, ya ni se molestan de hacerlos en las madrugadas, y el pueblo no recibe información efectiva. Hay miedo profundo porque el sistema de salud colapsó, entonces la gente sabe que nadie la atenderá en un hospital”, aseguró López.

Sobre lo que dijo el ministro de Salud tico, Daniel Salas, de que Nicaragua es un gran riesgo para Costa Rica, las dos periodistas coincidieron en que es la pura verdad.

“Costa Rica lucha con todo por evitar muertes y aquí el gobierno espera muchos contagios para lograr inmunidad colectiva, ¿cómo explicar eso?”, reconoció Munguía.

Urgen acciones

La prensa nicaragüense no es la única que denuncia esta terrible situación. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) le pidió el martes pasado al gobierno de Daniel Ortega que implemente de manera urgente medidas para contener la pandemia y que deje de bajarle el piso al impacto real que están viviendo.

Lidia López, del periódico La Prensa, asegura que ahorita están en manos de Dios.
Lidia López, del periódico La Prensa, asegura que ahorita están en manos de Dios.

“La protección de la vida y la salud no puede esperar”, manifestó Ciro Ugarte, director de Emergencias de Salud de la OPS.

“Hacemos un llamado a todas las entidades públicas y privadas de Nicaragua para que se implementen con efecto inmediato todas las recomendaciones que les dimos”, dijo en una conferencia de prensa virtual.

Campbell vigila. La vicepresidenta costarricense, Epsy Campbell, visitó la zona norte del país para ver cómo se están haciendo las cosas en la frontera con Nicaragua. En Boca Cureña tuvo una reunión para la atención de la emergencia por el COVID-19 e hizo un recorrido por la frontera para inspeccionar el operativo policial. La vicepresidenta aprovechó para inaugurar un nuevo acueducto entre El Saíno y Boca Tapada.