Yenci Aguilar Arroyo.24 febrero, 2019
El acceso a los salones donde se encuentran los franceses está restringido. Tomada de Internet.
El acceso a los salones donde se encuentran los franceses está restringido. Tomada de Internet.

El hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, obligó a su personal a reforzar las medidas de protección y de seguridad para velar por la salud del personal que atiende a los turistas franceses que fueron internados desde el miércoles anterior, debido a que tienen saranpión.

Randall Álvarez, director del hospital, manifestó que los turistas permanecen aislados y que el acceso a los dos salones en los que se encuentran los pacientes está restringido.

“El personal que los atiende utiliza equipo de bioseguridad y deben acatar un protocolo institucional”, expresó Álvarez.

Otra de las medidas implementadas es reforzar con vacunas a aquellos doctores, enfermeros y personal de limpieza que han estado en contacto con los franceses, para evitar cualquier riesgo de transmisión.

“La zona de aislamiento donde están los pacientes tiene controlados los flujos de aire de manera que únicamente, entra el aire y no se produce ninguna salida, con el propósito de evitar la transmisión del virus, por medio de la saliva”, agregó el médico.

Campaña sigue en pie

Leandra Abarca, coordinadora del Programa de Inmunizaciones de la Caja Costarricense de Seguro Social recordó la campaña de vacunación contra este virus que comenzó el 12 de diciembre pasado. Pese a los esfuerzos, aún faltan 70 mil niños que deben aplicarse la dosis.

La jornada de vacunación se mantendrá hasta el 31 de marzo, así que los papás o los encargados de los menores pueden acudir a las clínicas o a los Ebáis para que se aplique la vacuna.