Bryan Castillo.5 diciembre
Muchos de los que se manifestaron en contra del plan fiscal no querían perder algunos de sus privilegios. Foto: Jeffrey Zamora.
Muchos de los que se manifestaron en contra del plan fiscal no querían perder algunos de sus privilegios. Foto: Jeffrey Zamora.

El plan fiscal apareció publicado este martes en La Gaceta y sus efectos no se hicieron esperar, ya que se empezaron a recortar gastos y los primeros en sentirlo serán los empleados públicos que sean contratados a partir de este miércoles 5 de diciembre.

Por ejemplo, para los nuevos funcionarios públicos, la dedicación exclusiva será de 25% para quienes tengan el grado académico de licenciatura, mientras que para los bachilleres de alguna profesión quedará en 15%.

La dedicación exclusiva es un pago extra que se le hace a un profesional de la función pública para que no desempeñe ninguna labor relacionada con lo que estudió.

Antes de que se aprobara el plan fiscal, este beneficio estaba entre un 20% y 55%, pero se mantendrá para los empleados que fueron contratados antes de este miércoles. Para que la tenga más clara, antes por cada ¢100 mil que ganaba una persona, recibía ¢20 mil o ¢55 mil, dependiendo del título que tuviera, ahora recibirán como máximo ¢25 mil los licenciados y ¢15 mil los bachilleres.

Otro punto que se tocará es la prohibición, esto limita a ciertos funcionarios como el presidente y sus ministros a realizar otros trabajos. Antes los licenciados recibían un 65% mientras que los bachilleres un 30%, ahora quedó en un 30% y un 15% respectivamente.

Las anualidades solo las merecerán quienes sean calificados como “muy bueno” o “excelente” en su desempeño laboral durante un año, es decir, no se le repartirán a todos como se hacía antes.

Esta ley también le puso un límite a la cesantía que se paga para que la persona que queda sin trabajo pueda defenderse mientras le sale otra oportunidad.

Antes el máximo en sector público era de 12 años a 20 años de cesantía, paro ahora solo se pagarán 8 años. No obstante, algunos funcionarios resguardados por sus convenciones colectivas, podrán recibir como máximo 12 años.

Nogui Acosta, viceministro de Hacienda dijo que además de estos recortes, también entró a regir la amnistía tributaria.

Esto quiere decir que las personas o empresas que deben impuestos se les perdonarán los intereses que generó esa deuda y se aplicarán las sanciones correspondientes.

“Esta es una medida importante porque le permitirá al país captar recursos que prácticamente estaban perdidos por el no pago”, comentó.

Otras de las modificaciones que traerá el plan es que, el impuesto al valor agregado (IVA) que se cobrará en toda la cadena de producción de un artículo o servicio empezará a regir en junio del 2019, mientras que el impuesto a la canasta básica se cobrará a partir de julio del 2020.

La propuesta fue aprobada el lunes anterior por 34 diputados que estuvieron a favor y 17 en contra. Este martes fue publicada en el diario oficial La Gaceta, por lo que oficialmente fue declarada ley de la República, por lo que este miércoles ya se empezaron a sentir sus primeros efectos.

Esta ley pretende ayudar a mejorar las finanzas del Gobierno que en este momento se encuentran en números rojos.