Pastor Durman Deliyore.27 enero, 2018
Durman Deliyore es pastor del Movimiento Dejando Huellas.
Durman Deliyore es pastor del Movimiento Dejando Huellas.

Cuando alcanzas el éxito es más fácil caer duramente que mantener el éxito. Tendemos a volvernos orgullosos y olvidarnos de Dios, cuando hacemos esto, el éxito se desmorona.

Si has pasado por esta situación, el primer paso a tomar es absolutamente crítico.

La Biblia dice: “¡Mira hasta donde has caído! Vuélvete a mí y haz las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, vendré a ti…” (Apocalipsis 2:5).

Si te estás enorgulleciendo, debes arrepentirte. Esto significa que debes cambiar tu mente. Tienes una forma de ver tu vida y ahora vas a tener otra diferente.

¿Por qué arrepentirse? La humildad es una elección. Nunca se nos dice en las Escrituras que oremos pidiendo a Dios que nos humille o que nos haga humildes. Esto es algo que tú mismo debes escoger.

La Biblia dice: “Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor”, 1 Pedro 5:6.

La humildad es una elección.

Y esta es la diferencia entre orgullo y humildad. Orgullo es cuando acepto el crédito por las cosas que Dios y otras personas hacen a través mío y para mí. Humildad no significa pensar menos de ti mismo. Significa pensar más en los demás y en Dios.

Si has experimentado algún éxito y estás comenzando a ponerte orgulloso, arrepiéntete, ¡ahora mismo! Cambia tu perspectiva de quién eres y de dónde viene tu éxito.

La Biblia dice: “Aquellos que se exaltan a sí mismos serán humillados y los que se humillan a sí mismos serán exaltados.” (Mateo 23:12).

Reflexiona sobre esto:

¿Has visto cómo el orgullo causa problemas en alguien a quien aprecias?

¿Te parece que eres demasiado susceptible al orgullo en ciertas áreas de tu vida? ¿Por qué crees que es así?

Considera en oración: ¿Necesitas arrepentirte del orgullo en tu vida?