Eduardo Vega.10 septiembre

Las 257 familias que todavía vivían en el precario Triángulo de la Solidaridad fueron desalojadas este martes como parte de las acciones del Gobierno para continuar la construcción del viaducto más grande que tendrá el país y que se ubicará en el arco norte de la carretera Circunvalación.

No quedó ningún rancho habitable en el Triángulo de la Solidaridad. Cortesía.
No quedó ningún rancho habitable en el Triángulo de la Solidaridad. Cortesía.

Doña Ana Martínez, líder comunal del precario, nos confirmó que el desalojo se vivió en completa paz y que no quedó ni un alma en el lugar.

“Todos nos fuimos en orden y en paz, sin hacer problemas, algunos a proyectos de vivienda con opción de compra a zonas como Liberia, Nandayure y Limón. El Gobierno ayudó con el pago de alquiler por varios meses para las familias.

“El Triángulo de la Solidaridad nació con 442 familias, fue lo máximo que llegó a tener. Solo faltaba que nos fuéramos 257 familias. Ahora nos toca trabajar duro para lograr un techo digno de acuerdo a las opciones que nos dio el Gobierno”, explicó doña Ana.

La dirigente confirmó que ninguna familia va a regresar al Triángulo para volver a levantar su ranchito y que mucho menos se irán a sectores como Alajuelita, adonde se fueron varias familias semanas atrás después de salir del precario. “Nos vamos para zonas lejanas porque en la Gran Área Metropolitana ya no hay lugar”, aseguró.

Poco a poco las autoridades fueron desalojando en orden a las familias que todavía quedaban. Cortesía.
Poco a poco las autoridades fueron desalojando en orden a las familias que todavía quedaban. Cortesía.

Según datos del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y del Ministerio de Vivienda hay 125 familias que han sido calificadas como posibles beneficiarias con el bono; 90 de estas ya se encuentran tramitándolo y el resto ha sido atendido a través del subsidio del IMAS o bien se ha ido con familiares.

El IMAS asegura que invirtió en el Triángulo un total de ¢224 millones en alquileres de casa para 355 familias. No a todas las familias les tocó la misma cantidad de plata, dependía de cada caso.

El tractor no se detuvo hasta que no quedó casa en pie. Cortesía.
El tractor no se detuvo hasta que no quedó casa en pie. Cortesía.

La viceministra de Salud, Alejandra Acuña, aseguró que la eliminación del precario se fundamenta en el riesgo que representa para la salud pública de sus ocupantes, vecinos, medio ambiente y por ubicarse en un sitio de inminente peligro durante un desastre natural.

“La orden sanitaria (de desalojo) se gira para salvaguardar la salud de habitantes del predio debido a las condiciones inseguras en las que habitan, con edificaciones peligrosas, callejones que no permiten atender una emergencia además de contaminación ambiental en el asentamiento y alrededores”, dijo Acuña.