Karen Fernández.30 abril
La exdiputada Rosemary Karpinsky participó en un conversatorio con la presidenta actual del Congreso, Carolina Hidalgo. Foto: Albert Marín.
La exdiputada Rosemary Karpinsky participó en un conversatorio con la presidenta actual del Congreso, Carolina Hidalgo. Foto: Albert Marín.

La presidenta de la Asamblea Legislativa, Carolina Hidalgo, se reunió este martes con Rosemary Karpinsky, la primera legisladora que ocupó la presidencia del Poder Ejecutivo en el periodo 1986-1987.

Ambas diputadas forman parte de la historia predominantemente liderada por hombres y compartieron un rato agradable en las residencias Verdeza, donde vive la exlegisladora liberacionista desde hace dos años.

Carolina se convirtió el primero de mayo del 2018 en la tercera mujer en ocupar la presidencia del directorio legislativo, así como en la más joven en hacerlo, con apenas 35 años cuando inició en el cargo.

Para que muchas mujeres más sigan sus pasos, Karpinsky recomienda estudiar mucho. “Si estamos preparadas y tranquilas, podemos construir grandes cosas”, indicó.

132 diputados fueron presidentes de la Asamblea Legislativa desde 1824

“Yo soy de consensos también, de buscar soluciones. Con esa mentalidad veo que ella (Carolina) ha tenido la facilidad, la delicadeza de atender a cada quién con las palabras y con los métodos que se requieren”, indicó doña Rosemary.

Otra que se integró a esta selecta lista en el año 2000 fue la exdiputada social cristiana Rina Contreras.

Lo que sí se puede asegurar es que Hidalgo logró atravesar esa puerta muchísimos años antes que sus antecesoras, pues doña Rosemary tenía 52 años y doña Rina 50 cuando lo alcanzaron.

La reunión fue parte del conversatorio “Los aportes y desafíos del liderazgo femenino en la Asamblea Legislativa”.

Solo el tiempo dirá si deberemos esperar otros 18 años para ver otra mujer comandando el Plenario legislativo.

Inclusive, Benavides será sustituida por un hombre, pues los candidatos a ese puesto son el liberacionista Carlos Ricardo Benavides y el social cristiano, Erwen Masís.