Eduardo Vega.21 julio, 2020

La Asociación de Productores de Flores (Aproflor) le mandó una carta urgente al ministro de Salud, Daniel Salas, en la cual le piden que aclare si las floristerías pueden quitarle el candado a la puerta de sus negocios y volver a vender.

“Al Ministro de Salud, Daniel Salas, aclarar si las floristerías del país pueden reabrir de forma inmediata. El llamado lo hace la Aproflor por medio de su presidente, William Quirós.

“Debido una mala interpretación de las medidas sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud más de 300 floristerías no han abierto sus locales, siendo que los mismos pueden brindar sus servicios al tratarse de un producto agrícola perecedero, como lo ratificó el ministro de Agricultura Renato Alvarado”, explica el gremio vendedor de flores en la carta.

La careta explica que las floristerías atenderán con una capacidad limitada del 50% y siguiendo los protocolos establecidos por el ministerio de Salud.

Los productores de flores le piden al ministro de Salud que confirme a las floristerías como negocios que sí pueden abrir. Cortesía.
Los productores de flores le piden al ministro de Salud que confirme a las floristerías como negocios que sí pueden abrir. Cortesía.

Además, Aproflor le solicita al ministro, Daniel Salas, aclarar a los diferentes cuerpos policiales que es permitido la distribución y comercialización de flores con las cartas pertinentes, por lo tanto no se justifican sanciones por parte de Transito, Fuerza Publica u otros cuerpos policiales que se encargan de los diferentes operativos y retenes.

“La Asociación es integrada por 35 productores de flores, ubicados en Llano Grande de Cartago. La apertura de estos establecimientos se hace urgente para evitar una caída más acelerada del sector y por ende la suspensión de contratos laborales.

“Desde el inicio de la pandemia las pérdidas del sector floricultor son millonarias, sobrepasando los mil millones de colones. Un promedio de 2.500 familias depende directamente de la floricultura y venta de flores, pero la difícil situación ha provocado el despido de muchos y la disminución de jornadas laborales que van del 50 al 75 %”, reconoce el presidente Quirós.