Franklin Arroyo.30 agosto, 2017
Cualquier bocadillo que venga en paquetes es un manjar para los mapaches. Foto: UNA
Cualquier bocadillo que venga en paquetes es un manjar para los mapaches. Foto: UNA

El ingreso de alimentos como la olla de arroz con pollo, la pizza, galletas, empaquetados tipo Picaritas, frijoles molidos y frituras en general está regulado en el Parque Nacional Manuel Antonio, en Quepos.

La medida se debe a que los mapaches prefieren robarse los alimentos de los turistas antes que buscarlos en la naturaleza.

Tampoco se salvan productos como los tetra break, frijolitos molidos y las frituras, muy gustadas por esos animalitos del bosque.

Así lo determinó una tesis de Mónica Ferrere llamada “Aspectos ecológicos del mapache y su relación con los turistas en el PNMA”, que reveló que las horas de mayor actividad de esos pequeños mamíferos se da entre las 8 a.m. y las 2 p.m. con un pico a las 11 de la mañana  y otro a la 1 de la tarde. Mientras que estudios anteriores, de 1990, determinaban que la mayor actividad era al amanecer y al atardecer.

El parque recibió 445 mil visitantes en el 2016.

Los mapaches son bien bandidillos y no perdonan nada mal puesto. Foto: UNA
Los mapaches son bien bandidillos y no perdonan nada mal puesto. Foto: UNA