Bella Flor Calderón.6 diciembre
Daisy Valverde Esquivel y su nieto Andrés Vargas celebraron la buena suerte. Fotos: Sucursales
Daisy Valverde Esquivel y su nieto Andrés Vargas celebraron la buena suerte. Fotos: Sucursales

La suerte tocó por cuarta vez la puerta de la casa de doña Daisy Valverde Esquivel, quien se ganó este miércoles el premio de ¢300.000, un regalazo repartido en una tarjeta de regalo por ¢150.000 y un certificado canjeable en Ópticas Visión por ¢150.000.

Esta vecina de San Sebastián está bañada en buena suerte por lo que espera seguir ganando premios con La Teja.

“Yo pienso que pasa porque soy muy persistente y por eso he logrado ganarme todos estos premios. A mí nadie me saca de mi casa a las cinco de la tarde porque estoy esperando la llamada de La Teja, no me puedo arriesgar a perder un premio”, explicó.

Los tres primeros premios los aprovechó mucho en la casa, dos de ellos fueron con una tienda de electrodomésticos y otro se fue completico en platica.

“Usted sabe que en estas fechas siempre se gasta mucho, por eso estoy muy agradecida con el Grupo Nación y La Teja, porque nos dan esta oportunidad a todos los lectores”, explicó muy emocionada.

Hasta su nieto Andrés Vargas, quien la acompañó a recoger este nuevo premio, está buscando la clave de la buena suerte que tiene su abuelita para compartirla con toda la familia.

La salvada para ella es que se acaba de recuperar de una operación de la vista y le urgía comprar anteojos para leer y con el premio de Ópticas Visión esa bronca quedará resuelta.

La tarjeta de regalo la usará para comprar algunas cosas que faltan en la casa y de paso comprarle un cariñito a sus seres queridos para que no se queden sin regalo de Navidad.

“Uno siempre acostumbra consentir a la familia y en este premio será un empujón para que alcance para todos", explicó.

A partir de ahora doña Daisy seguirá activando para sumar un premio más porque como dice el dicho, no hay quinto malo.