Karen Fernández.21 agosto, 2017
Maritza Rivera pegó el medio millón que regalamos los domingos en el premio diario. Esta es la segunda vez que pega. Foto: Sucursal GN
Maritza Rivera pegó el medio millón que regalamos los domingos en el premio diario. Esta es la segunda vez que pega. Foto: Sucursal GN

La familia Rivera estuvo de suerte el domingo anterior. Primero porque su sobrino nieto David Ramírez anotó el gol del triunfo de Saprissa ante la UCR y luego porque doña Maritza Rivera se pegó nuestro premio diario de ese día, nada más y nada menos que medio millón de colones.

La adorable señora nos contó que el premio le cayó como una bendición y agradeció a La Teja la ayuda que le da todos los días a los más necesitados con el premio diario.

"Tengo tantas necesidades que aún no sé cuáles voy a poder solventar, pero una de ellas son los muebles de la sala que ya están muy malitos y voy a aprovechar para cambiarlos con el certificado de Tiendas Monge", aseguró doña Maritza.

Pero está no es la primera vez que La Teja le da un empujoncito, el 16 de diciembre del 2014 se ganó ¢300 mil, que los invirtió pintando la casita y hasta se arregló los dientes.

Ángeles la bendicen

Doña Mari ha detectado un elemento que le echó la mano en ambas ocasiones: un angelito. La primera vez fue su hijo que había muerto hacía poco y esta vez fue su esposo, quien este lunes cumplió un año de fallecido. Ambos aún la siguen cuidando desde el cielo y no la desamparan.

La afortunada es vecina de Santo Domingo de Heredia y tiene 75 años. Nos contó que le gusta leer, coser y entretenerse con las redes sociales, siempre está haciendo algo.

"Mis hijos me vacilan porque ellos fueron los que me enseñaron a usar las redes sociales, y dicen que ahora yo sé más que ellos", indicó. 

Su hijo Mainor Ortiz es el que le compra el periódico todos los días y el domingo cuando le dijo que iba a ir a comprarlo, ella le dijo que no, que tranquilo, que no se preocupara pero él insistió, y ese fue el favorecido.

Se declara morada de corazón y aprovechó para defender a su sobrino y confía en que pronto mejore el desempeño del equipo. 

"Tanto que lo critican y fue él que les dio el gane el domingo", sentenció.

En cuanto al eclipse de este lunes al mediodía nos contó que se lo tiró por tele, porque Santo Domingo estaba muy nublado y además era muy peligroso verlo sin protección en la vista. Recuerda que el de julio de 1991 fue más emocionante y lo vivió con entusiasmo porque fue completo en Costa Rica.