Franklin Arroyo.14 septiembre

Rolando Guevara está bañado en leche, ya que en cuestión de un mes ha pegado dos veces la promo de La Teja.

El suertudo ganó este jueves ¢150.000 en una tarjeta de regalo cortesía de La Teja y la misma cantidad en un paquete de salud para utilizar en Münkel Centro Médico.

Rolando Antonio Guevara Alvarado, ganador de La Teja. Foto: Cortesía
Rolando Antonio Guevara Alvarado, ganador de La Teja. Foto: Cortesía

“Había visto esta semana que a un señor lo han llamado cinco veces y le dije a mi esposa en broma que seguro me llamaban a mí en estos días. Ella y mi hermana iban para un bingo de Cuidados Paliativos del Hospital de Niños cuando entró la llamada y me dijeron que había ganado”, dijo.

Él está muy agradecido con la promo y reconoció que ha sido un asiduo lector del periódico desde que salió a la venta. “La leo todos los días. La de los domingos me gusta mucho, también compro La Nación, pero solo los domingos. Siento que en La Teja comprimen muy bien la información”, explicó.

Don Rolando tiene 59 años y se dedica a la ebanistería y la artesanía con madera fina y, según él, le va muy bien.

“Tengo un poquillo de herramienta y vivimos tranquilos. Me he ido haciendo de clientela, hago desayunadores, cercas tipo country, piezas pequeñas de gatos o figurillas”, dijo.

Él n acompañó a su esposa al bingo para cuidar a una perrita que es la consentida de la familia. “Si uno tiene una mascota es para cuidarla bien. No nos gusta que se quede sola, tiene siete años, se llama Luna y es un cruce entre schnauzer y maltés. Es hija de un perrito y una perrita que son de mi hermana”, dijo.

En cuanto a los pasatiempos, al susertudo le gusta jugar dominó y escuchar música viejita.

“No es que tenga nada contra la música actual, pero me gusta lo de mi época, algo de disco, Bee Gees, Led Zeppelin, Olivia Newton John y en español antes del 85 o 90, tranquila, romántica”, dijo.

“Ahora, con YouTube uno vuelve a ver videos que no veía desde hace rato. Es un beneficio, ahora estaba en eso. Como que se recuperan esos años”, dijo.

Dijo que el dinero lo tomará para comprar cositas para la casa. Con el primer premio compró cerámica, pero también se chineó con zapatos y una blusa para su esposa.

Dice que seguirá activando porque "para ganar, hay que jugar”.