Bryan Castillo.28 agosto, 2019
Así se verán las barreras cuando sean colocadas. Foto: Conavi.
Así se verán las barreras cuando sean colocadas. Foto: Conavi.

El puente sobre el río Virilla en Tibás, mejor conocido como el puente Saprissa, se convertirá en una especie de jaula gigante. Los trabajos se iniciarán el 3 de setiembre y terminarían a inicios de octubre.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), invertirá ¢40 millones para levantar modernas barreras, en ambos sentidos, para que los peatones caminen más seguros.

De acuerdo con Edgar Meléndez, gerente de Conservación de Vías y Puentes del Conavi, las barreras serán de acero galvanizado y tendrán una altura de 2,85 metros.

Además contarán con un techo de un metro con una inclinación de 45 grados.

“El puente ahora será más seguro por las barreras que se colocarán en setiembre”. Mario Rodríguez, director ejecutivo de Conavi.

“No van a afectar el funcionamiento del puente por lo que es seguro tanto para conductores como para peatones”, comentó.

Meléndez agregó que en caso de que las barandas sufran algún daño, el método para repararlas es sencillo, pues es solo de quitar y poner nuevas piezas.

Ante la consulta de si son fáciles de dañar, el funcionario aseguró que apelarán a la buena voluntad de las personas que pasan por ese lugar para que no ocurra ningún acto de vandalismo, aunque reconoció que los materiales de las barreras son de buena calidad.

Mario Rodríguez, director ejecutivo de Conavi, confesó que durante la colocación de estas barreras se estima que hayan presas, por lo que piden a los conductores paciencia.

“Hemos coordinado con el área de maquinaria y con la Policía de Tránsito para hacer regulaciones (de 8:30 a. m a 3 p. m) para que la afectación sea la menor posible. Hemos coordinado y creemos que todo va a estar listo a principios de octubre”, comentó.

Rodríguez fue claro al decir que han pensado en instalar barreras de este tipo en más puentes, especialmente en los de gran vacío.

Muy seguro

El 14 de marzo comenzó la construcción de un nuevo puente a la par del actual.

Según Rodríguez, este también contará con los dispositivos de seguridad.

La obra va por la mitad y está a cargo de la empresas Meco y Puentes y Calzadas y consta de dos carriles con sentido hacia Santo Domingo y tres hacia Tibás.

Su costo total es de cerca de ¢13.700 millones y se espera que sea entregado en agosto del 2020.

De momento las barandas se encuentran en un taller listas para empezar a ser colocadas, la empresa encargada de ponerlas será Construcciones e Instalaciones Ventura, que tiene experiencia en este tipo de trabajos, por ejemplo, ellos fueron los encargados de instalar el área perimetral del canal de Panamá.