Felicia Arguedas.8 mayo
Con los cuidados necesarios, las personas que han sufrido un infarto pueden mantener relaciones sexuales según las recomendaciones médicas. Foto: Shutterstock.com
Con los cuidados necesarios, las personas que han sufrido un infarto pueden mantener relaciones sexuales según las recomendaciones médicas. Foto: Shutterstock.com

Hola doctora, quisiera pedirle ayuda. Tengo problemas cardíacos, me dio un infarto de miocardio y padezco insuficiencia cardíaca, ¿qué debo hacer para recuperar mi desempeño sexual?

Estimado lector muchas gracias por la confianza, la insuficiencia cardíaca se caracteriza por la imposibilidad del corazón de bombear la sangre a todo el organismo, y a la vez la dificultad de hacerla retornar. La limitación de la actividad física, es una consecuencia de la cardiopatía junto con la dificultad respiratoria. Todas estas situaciones inciden negativamente en la actividad sexual.

Otro factor en contra son los efectos secundarios de la medicación. Lo que a su vez aumenta la aparición de disfunciones sexuales.

Los episodios de angina y de infarto de miocardio, representan un gran desafío, para el reajuste emocional, personal, sexual, familiar y social de las personas que lo han vivido.

Al aparecer las disfunciones sexuales, el temor al dolor, el miedo al desempeño y el estrés emocional, de las personas que han sufrido un infarto favorece que entre el 37% y el 58% de las personas necesiten ayuda psicológica.

Las personas que han superado o mejorado la insuficiencia cardiaca, solo el médico cardiólogo es la persona indicada, para que le recomiende reiniciar la actividad sexual, con tratamiento bajo la supervisión de un equipo interdisciplinario.

Una de las grandes inquietudes de las personas y sus parejas es el temor de que la actividad sexual cause un nuevo episodio, sin embargo, los cardiólogos Hellerstein y Friedman, han sugerido que el gasto energético en el coito es similar, a la energía que se utiliza al subir dos tramos de escaleras, por lo tanto, si estos se realizan sin sufrir síntomas, las personas podrían reanudar su actividad sexual.

Todo esto debe estar supervisado y apoyado por un equipo interdisciplinario para evitar complicaciones y así lograr no solo un mejor desempeño también más valioso es entender el síntoma y encontrar nuevas formas de entrega al amar, no solo lo genital.