Shirley Sandí.2 julio, 2019
Las hamburguesas están en la lista negra. (AP Photo/Richard Drew)
Las hamburguesas están en la lista negra. (AP Photo/Richard Drew)

Muchos de los alimentos que se venden en la calle y en las soditas están cargados de sal.

De 20 alimentos estudiados por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa), más de la mitad (57%) de los vendidos en sodas y otros establecimientos presentaron alto contenido de sodio (más de 480 mg por porción), también el 86% de los “callejeros” y el 50% de las comidas rápidas presentaron esta condición.

Salieron con nota roja las hamburguesas, el pan salado y el pan dulce. También las tortillas con queso, los cangrejos y el pollo frito. El resto de productos se ubicó como medio y bajo de sodio.

Recuerde que la sal es la forma más común de sodio. La sal común contiene 40% de sodio y 60% de cloro.

Inciensa analizó productos muy consumidos por la gente en el Área Metropolitana (principalmente en San José y Cartago) según las encuesta del INEC y recolectaron muestras en cuatros puntos de ventas distintos.

Marielos Montero, coinvestigadora del Inciensa, explicó que hicieron los cálculos del sodio de acuerdo al tamaño de la porción que generalmente se consume.

“En el caso de la hamburguesa, analizamos solo el pan y la torta, y luego observamos cómo se incrementa la presencia de sodio si se agrega una tajada de jamón, de queso procesado, salsas de tomate y mayonesa y más aún si se le agrega otra torta o tocineta. Así que se puede controlar el consumo de sal quitando ingredientes o reduciendo porciones”, aseguró Montero.

Las fuentes principales de sodio son: la sal de mesa, el polvo de hornear, el bicarbonato, cubitos, consomés, sopas de sobre, salsas (soya, inglesa, tomate, dips), tocineta y quesos.

“Nosotros estamos claros de que varía mucho la cantidad de sodio de acuerdo el lugar donde se compre la comida, no hay un estandarización de la preparación de los alimentos. Sin embargo, queda claro que los alimentos preparados son una fuente importante de sodio, pues antes se señalaba más a los alimentos empacados.

“El costarricense consume más de 11 gramos de sal al día y lo refleja en la preparación de los alimentos”, aseguró Montero, quien hizo un llamado a volver a la comida tradicional y consumir menos comida rápida y así acostumbrar a los niños.

“Estamos recomendando cambiar la sal y los condimentos artificiales por condimentos naturales como chile, cebolla, orégano, romero, limón”, Marielos Montero, coinvestigadora del Inciensa

Una dieta alta en sodio produce presión alta y problemas cardiovasculares.

En los últimos ochos años, el sodio disponible en los hogares para consumir aumentó un 15%. Una tercera parte de los pacientes con hipertensión se deben al exceso del consumo de sal.

Los especialistas hacen un llamado a reducir el exceso de sal y a acostumbrar el paladar a comidas con menos sabor.