Rocío Sandí.5 noviembre, 2020

Ivanna fue la primera bebita en usar un novedoso equipo valorado en ₡5 millones que regula la temperatura de los recién nacidos para evitar que sufran daños neurológicos.

Ella nació el sábado pasado en el hospital La Anexión en Nicoya, pero sufrió algunas complicaciones de salud, por lo que sus papás tuvieron que guardar la ropita que le tenían preparada para llevarla a casa y acompañarla al hospital Nacional de Niños para que se recupere.

A la bebita la llevaron al hospital de Niños conectada al aparato. Foto: CCSS.
A la bebita la llevaron al hospital de Niños conectada al aparato. Foto: CCSS.

La pequeña midió 50 centímetros y apenas llegó al mundo la conectaron al novedoso equipo que tenían guardado en el centro médico guanacasteco.

“Se trata de un monitor portátil que estabiliza la temperatura corporal del paciente para mantenerlo en el rango adecuado necesario en las primeras seis horas de vida, mientras se puede colocar en tratamiento con enfriamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital especializado como el Nacional de Niños de Costa Rica” explicó el doctor Fabricio Sevilla Acosta, pediatra del hospital La Anexión.

De acuerdo con el especialista este tratamiento de enfriar al recién nacido evita secuelas neurológicas en los bebés que les falta oxígeno luego de nacer.

El aparato es muy liviano, pesa 1,57 kilogramos y tiene un sistema de baterías que le da soporte por cinco horas. Además, posee sincronización en flujo de datos y ondas hacia el monitor central durante el transporte.

El monitor tiene unas baterías que duran cinco horas. Foto: CCSS.
El monitor tiene unas baterías que duran cinco horas. Foto: CCSS.

Para el doctor Anner Angulo Leiva, director general del hospital La Anexión, estos equipos se adquieren con la esperanza de nunca utilizarse, pero siempre deben estar disponibles para salvar vidas.

“El hospital la Anexión huele a nuevo porque siempre buscamos la manera de estar al día con lo último de la tecnología médica para beneficio de los usuarios de la bajura en la región Chorotega. En buena hora habíamos recibido este monitor, ya que sin él la vida de la pequeña Ivanna hubiera estado comprometida”, dijo Anner Angulo Leiva, director del hospital nicoyano.

En el hospital La Anexión nacen en promedio 2.000 niños al año y son pocos los que requieren traslado a otros hospitales más especializados.

Hace un mes, un bebito llamado Alessandro también requirió traslado al hospital Nacional de Niños porque nació con una malformación en el corazón. Dichosamente, tanto Alessandro como Ivanna, se mantienen con todos los cuidados y atenciones precisas para seguir creciendo.