Fernando Gutiérrez.19 abril

El primer balneario de aguas termales que hubo en Costa Rica se ubica en Cartago, propiamente en Cocorí de Agua Caliente, por la Ciudad de los Niños y pese a que está totalmente abandonado, un grupo quiere rescatarlo.

Ya están limpiando los terrenos donde se ubicó la edificación antigua. Foto suministrada por Fernando Gutiérrez
Ya están limpiando los terrenos donde se ubicó la edificación antigua. Foto suministrada por Fernando Gutiérrez

Se trata del Comité Cultural Pura Pura de Agua Caliente que rescató los cimientos y ahora se dispone a hacer una fuente.

Ese grupo se dio a la tarea de desmontar la espesura que por muchas décadas cubrió las piscinas y sus cimientos volvieron a resurgir.

Pura Pura fue un gran cacique de la región y donde se asentaba, en las inmediaciones de la urbanización Cocorí, en la Vieja Metrópoli, fue declarado patrimonio.

“Ya empezamos por la gestión de crear el Museo Pura Pura, que va avanzando y ahora queremos construir una fuente de agua termal, donde estuvo el hotel y las piscinas, para que la actual generación y las siguientes, sepan de dónde venimos”, dijo Jorge Brenes Calderón, integrante de ese comité.

El historiador Franco Fernández dijo que sería maravilloso que rescaten ese lugar. Recordó que en 1910 fue destruido por el terremoto y que logró funcionar un tiempo luego de esa tragedia, hasta que cerró.

“En 1964 fue un balneario lindísimo, pero las bombas que captaban el agua se dañaban con material calcáreo (que tiene cal) y fueron un fracaso. Ahora hay tecnología fabulosa, sobre todo de Israel, que se especializan en esas bombas”, mencionó el historiador brumoso.

Según Fernández, las aguas con cal tienen propiedades curativas y hasta en algún momento pensaron en hacer un hospital-hotel.

“La gente cree que el agua se calienta por una vena del volcán Irazú, pero es por la cal. De hecho, a la par está la fábrica de cemento, que es de donde toma la materia prima”, dijo don Franco.

Las familias mas adineradas eran las que visitaban sus instalaciones. Foto suministrada por Fernando Gutiérrez
Las familias mas adineradas eran las que visitaban sus instalaciones. Foto suministrada por Fernando Gutiérrez

En ese tiempo, la gente adineraba iba a ese lugar, precisamente por esas propiedades curativas.

Funcionó desde 1820 hasta 1910. Era propiedad de la compañía Linda Vista y sirvió como un destino mundial para los ricos y famosos de todo el mundo que venían a Costa Rica para experimentar sus milagrosos efectos curativos y tratamientos de varias dolencias, reflejan algunas reseñas de la época.

Este hotel fue el primer desarrollo turístico de Tiquicia, describen otros reportajes de la época y cada habitación tenía una gran tina y les ofrecían subirles agua caliente, ya que no era normal que saliera directamente de la ducha, como ahora.

Se dice que uno de los factores que originó que la ciudad de Cartago tuviera el primer tranvía en nuestro país, en 1888, fue ese lugar.

Los clientes se iban para ese complejo y llegaban por tren a Cartago, abordaran taxis de la época, para que los trasladaran esos cinco kilómetros que separaban a Hervidero (como se llamaba antes Agua Caliente) de la Vieja Metrópoli.

Otro ramal llegaba a la basílica de Los Ángeles, continuando hasta el parque de San Rafael, un barrio cartaginés, que luego se convirtió en el cantón de Oreamuno.