Shirley Sandí.14 febrero
El sacerdote Mauricio Víquez es profesor de la UCR. Foto archivo.
El sacerdote Mauricio Víquez es profesor de la UCR. Foto archivo.

El sacerdote Mauricio Víquez, quien enfrenta nueve denuncias canónicas por supuestos abusos sexuales contra menores y una denuncia penal por el mismo delito, pidió un permiso en la Universidad de Costa Rica para ausentarse hasta el 31 de diciembre del 2019.

Víquez es docente en la Escuela de Bibliotecología desde el 9 de agosto de 2004. Es profesor en propiedad desde el 1 de enero del 2010 con una jornada de 1/4 de tiempo, en la categoría de profesor adjunto. Recibe un salario bruto de ¢917.964.

El cura actualmente está en período de vacaciones y entraría a laborar el 1 de marzo (cuando inicia el I semestre) para impartir los cursos Repertorio de técnicas de investigación documental y el Seminario taller de Ciencias de la Información.

No obstante, el sacerdote solicitó un permiso sin goce de salario del 4 de marzo al 31 de diciembre, el cual se tramitó en la Vicerrectoría de Docencia.

Según informó la oficina de prensa de la UCR tras una consulta de La Teja, dicha vicerrectoría denegó el permiso ya que se alegaron “razones de salud” y estas no fueron justificadas.

10 denuncias, entre canónicas y penales, pesan sobre Víquez

“La solicitud no aporta documentación que acredite tal condición. Así mismo, debe considerarse que ante el supuesto de un padecimiento de salud lo que corresponde es la tramitación de una incapacidad de acuerdo con la normativa que rige la materia.

“También se consideró que a la fecha se está a menos de un mes del inicio del primer ciclo lectivo del año 2019, por lo que para el otorgamiento de este tipo de permisos, la Vicerrectoría debe considerar aspectos de conveniencia y oportunidad a fin de no afectar las labores académicas programadas y salvaguardar con ello el interés institucional”, explicaron en la respuesta.

Según registros de Migración y Extranjería, el cura salió del país el 7 de enero del 2019. Este jueves no pudimos corroborar si se registra fecha de ingreso, no obstante, en el edificio de apartamentos donde vive aseguraron que no lo habían visto.

Cabe recordar que el caso judicial que enfrenta Víquez por supuesto abuso a un hombre menor de edad prescribe en setiembre, cuando hayan transcurrido diez años de que el denunciante (cuyo nombre está en reserva) cumplió la mayoría de edad. En apariencia aún no han podido notificarlo.

La Teja consultó si la Universidad de Costa Rica tomará acciones a raíz de las denuncias que pesan sobre el cura; sin embargo, indicaron que “las denuncias por delitos de acción privada deben ser analizadas por el Ministerio Público y ventiladas en los tribunales de justicia”.

En la UCR indicaron que solo se actúa si la denuncia tiene que ver con el ejercicio de las funciones como personal universitario.

“La normativa universitaria prevé la existencia de faltas y sanciones por acciones en las que incurra el personal en ejercicio de sus funciones académicas o con ocasión de ellas, por lo que cualquier denuncia que se reciba por irregularidades de esta índole deberá ser analizada en ese contexto”, aseguraron.