Karen Fernández.20 febrero
Evelyn Badilla y Stallin Núñez han sido una pieza fundamental en la recuperación de sus hijos Samuel y Ezequiel, aseguran los médicos que los atienden. Foto Alonso Tenorio
Evelyn Badilla y Stallin Núñez han sido una pieza fundamental en la recuperación de sus hijos Samuel y Ezequiel, aseguran los médicos que los atienden. Foto Alonso Tenorio

Los siameses Samuel y Ezequiel Núñez Badilla se siguen recuperando de la mejor manera luego de su operación de separación que este 23 de febrero cumple un año.

Según los médicos que han seguido de cerca su tratamiento, ambos niños van muy bien.

Los menores de tres años siguen con alimentación a través de una sonda nasal, pero ya se les ha podido ir incorporando licuados de frutas, vegetales y hasta carnes, aunque Samuel no la ha tolerado tan bien.

“Todo el aporte que ellos necesitan de alimentos se les está brindando por la sonda, pero ya cuando salieron empezamos a ver muchos avances. Ya pudimos cambiar de fórmula a una predigerida y ya están con una fórmula estándar que es una alimentación más normal. Sí hemos tenido avances en cuanto a la velocidad, ya ahora comen más rápido que antes”, explicó Gabriela Masís, del servicio de nutrición del Hospital de Niños.

363 días han pasado separados los bebitos.

Doña Evelyn Badilla, mamá de los menores, nos dijo que deben estar muy pendientes para que no se les pase la hora de darles de comer, porque si se desajustan los horarios les produce vómitos.

“Ese es el gran reto, porque ellos estuvieron bastante tiempo sin comer, entonces el cerebro se hace vaguillo y ahora no quieren comer. Ezequiel acepta un poco de alimentación, a Samuel le da asco, se pone erizo. Estamos trabajando en eso para que recupere la habilidad de la alimentación”, añadió Evelyn.

Además, Ezequiel ya da sus primeros pasos agarrado de sus padres y hasta corretea a su otro hermano, José Francisco.

Samuel ya intenta seguir sus pasos y, según contó la madre, disfruta montones de pellizcar, arañar y morder a todos en la casa, pero como muestra de cariño.

“Empezamos el día a las 5:30 a.m. y terminamos a las 11:30 p.m. cuando se duermen los gemelos”, Stallin Núñez, padre de los siameses.

La madre, quien hoy tiene un rostro de mucha tranquilidad al ver el avance de sus niños, recalcó su alegría por cada pequeño logro que ellos alcanzan cada día.

Los menores están a tres días de cumplir un año de haber sido separados y los médicos aplauden su avance.
Los menores están a tres días de cumplir un año de haber sido separados y los médicos aplauden su avance.

“Se les ve una paz y tranquilidad en sus caritas que nos la transmiten a nosotros, esa es una de las cosas que más valoramos, porque hemos estado en la casa y no hemos requerido hospitalizaciones”, indicó Badilla.

Samuel salió del hospital desde el 20 de mayo del 2018, mientras que Ezequiel se fue casi un mes después, el 18 de junio.

Eso sí, cada viernes deben asistir a un control en el hospi y pueden ir unas dos o tres veces por semana a citas.

“Los dos han recuperado movimiento del lado izquierdo y ya agarran objetos y aprietan. Casi siempre en las tardes noches nos dedicamos a hacer las terapias, cuando ya todo mundo descansó y terminamos de hacer el oficio”, explicó la mamá.

En un emotivo encuentro, el personal médico que participó en la cirugía y en la rehabilitación rememoró todo el proceso para lograr el hito mundial que significó la operación.