Karen Fernández.12 mayo, 2020
La imagen de san Pancracio en la iglesia La Soledad, fue engalanada con un arreglo floral. Foto Cortesía
La imagen de san Pancracio en la iglesia La Soledad, fue engalanada con un arreglo floral. Foto Cortesía

San Pancracio es el patrono de los desempleados y de la salud de los que sí tienen un bretecito, por eso este martes 12 de mayo la iglesia de La Soledad realizó una misa en su honor.

Así lo anunciaron al puro inicio de la misa realizada este martes al mediodía que se efectuó en nuestro país, pero que fue seguida por fieles católicos de Nicaragua, Honduras, México, Guatemala, El Salvador y Panamá.

“San Pancracio es un gran intercesor, él supo en carne propia lo que fue quedar desempleado. Cuando los templos están abiertos, a diario la gente llega a dar gracias por los favores concedidos. Por eso, si usted es uno de los que hoy se suma en oración, no desmaye, tranquilo que todo llega a su tiempo y mucha esperanza porque serán escuchados por Dios.

"Nuestro compromiso es y será estar del lado de quienes nos necesitan”, destacó Germán Salas, administrador de la página de Facebook Eclesia News, donde se transmitió la eucaristía.

En Tiquicia tenemos 314.153 personas sin brete, según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), pero estos datos no contemplan a quienes lamentablemente vieron suspendidos sus contratos laborales o del todo perdieron el trabajo a raíz de la emergencia que generó el COVID-19.

“La celebración que tuvimos hoy (martes) revela lo que es la iglesia, una comunidad de hermanos. Hoy nos hemos unido todos con una misión, orar para que la situación económica de todos mejore. Esto no se trata de un solo día, constantemente están en nuestras intenciones”, explicó el padre Carlos Humberto Rojas, párroco de la iglesia La Soledad.

Oración a San Pancracio
"Glorioso mártir de Jesucristo, amable protector mío, San Pancracio, ya que el Señor escucha tan favorablemente tus ruegos, ayudando espiritual y temporalmente a los que piden sus gracias por tu intercesión, atiende la petición que, con humilde confianza en la bondad de Dios y apoyado en tu poderoso valimiento, elevo al cielo en mi presente necesidad. (Haga su petición). Ya que tu grande amor a Dios te animó a ofrecer la vida en testimonio de la fe, obtén para mí este mismo amor y esta fortaleza en la práctica y en la confesión de la fe. Para alcanzar tu continua protección sobre mí y sobre mi familia, te ofrezco ser fiel en el cumplimiento de la ley de Dios y en los deberes de mi estado, y procuraré agradarte con la frecuente recepción de los santos Sacramentos. Sirviendo a Dios y ayudado por ti, espero gozar de tu compañía en el cielo. Amén.