Eduardo Vega.31 marzo

Doña Luisa Badilla Mata es una preciosa abuelita que lo espera en Santa María de Dota con una herencia familiar dulcísima y deliciosa, caramelos de chiverre, los cuales se le venden como pan caliente en esta ápoca de Semana Santa.

Caramelos de chiverre que saben a cielo. Cortesía.
Caramelos de chiverre que saben a cielo. Cortesía.

Cada caramelito tiene el sabor secreto de dos generaciones de su familia, además, el ingrediente especial: el amor campesino de Dota.

Nos explica doña Luisa que su mamá (doña Flora Mata Solís) lo aprendió de la familia y le enseñó desde muy pequeñita, porque siempre la dejó meterse en la cocina para que fuese aprendiendo.

La preparación lleva mucho amor de la Zona de los Santos. Cortesía.
La preparación lleva mucho amor de la Zona de los Santos. Cortesía.

“Somos gente muy humilde, pero en Semana Santa siempre se prepararon los caramelos de chiverre, conserva, miel de coco y rosquillas de queso al estilo único de Dota.  La gran sensación son los caramelos porque, la verdad quedan muy ricos, deben quedar tostados por fuera y suavecitos por dentro, ese es el secreto”, nos explica.

Desde que tiene uso de razón doña Luisa se recuerda cocinando. Si usted se da una vuelta Santa María de Dota, váyase derechito a la calle Higueronal, esa a la que le decían la calle de la tanela porque era donde hacían la mejor tanela del mundo. “El fogón de doña Luisa” se llama el negocito de esta empunchada emprendedora que vende cuatro caramelitos a mil colones, puede llamarla al 8695-1223.

Doña Luisa hace los caramelos de chiverre con una receta familiar llena de cariño. Cortesía.
Doña Luisa hace los caramelos de chiverre con una receta familiar llena de cariño. Cortesía.
Roscas de arroz

En Santa María de Dota podrá ubicar también a doña Carmen Ureña Ureña, quien se jala una rosca de arroz que es un puro sueño.  Ella es la mayor de 18 hermanos y desde muy pequeña aprendió de su mamá, doña Isabel Ureña Fallas (quien ya falleció) el arte de hacer una de las mejores roscas de arroz del país.

“Yo veía a mamá que guardaba el arroz que iba quedando y le echaba queso y lo ponía a nadar con natilla, fue así como poco a poco aprendí.  En realidad, la rosca es un invento de mamá. Cuando ya se tiene todo el arroz junto se muele en una máquina de moler maíz, se le agrega más queso y más natilla y se pone al horno. Es una delicia”, nos explica doña Carmen, quien no hace sus roscas para vender, pero si usted la visita con gusto le da una probadita porque es parte de la tradición de la zona, compartir con los vecinos y quien llegue.

Miel de chiverre

Ahí mismitico, en la calle Higueronal, no se le olvide preguntar también por doña Alba Retana Ureña, porque hace una miel de chiverre que sabe a cielo. Ella hace casi todo el año, porque es tan buena su miel que se vende solita, pero también aumenta la producción en Semana Santa. Eso sí, todo es artesanal.

Doña Alba hace miel de chiverre sabrosa y también hornea pancitos y roquillas de todo tipo. Cortesía.
Doña Alba hace miel de chiverre sabrosa y también hornea pancitos y roquillas de todo tipo. Cortesía.

Fue doña Margarita Ureña Agüero, la mamá de doña Alba, quien le llegó a la receta perfecta. Esa miel lleva clavos de olor, naranja agria, hojas de higo, dulce, chiverre y todo el amor que Dota le pone a sus recetas.

“Le puedo contar que hicieron una competencia aquí en la Zona de los Santos y gané el primer lugar con mi miel de chiverre. También hago miel de coco, jalea de guayaba, de mora y de fresa. Higos en almíbar y en temporada hago duraznos en almíbar. Todo es artesanal y cien por ciento natural, nada de preservantes”, confirma doña Alba a quien usted puede contactar al 2541-2069 o al 8535-3434.

Todo es 100% artesanal, eso sí, con precios bien económicos. Visite Santa María de Dota. Cortesía.
Todo es 100% artesanal, eso sí, con precios bien económicos. Visite Santa María de Dota. Cortesía.

Les dejamos tres lindos pretextos para que usted visite Santa María de Dota y la pase de lo lindo. Recuerde la gran belleza natural de la zona y los paseos que puede realizar para conocer esas bellezas, incluso, en una visita de ida y vuelta el mismo día.

Vean el color y la textura de estos pancitos, con café un una buena aguadulcita, deben saber a gloria. Cortesía.
Vean el color y la textura de estos pancitos, con café un una buena aguadulcita, deben saber a gloria. Cortesía.