Eduardo Vega.2 septiembre, 2020

Bernan Fallas Gamboa es funcionario de la Caja y bretea en la Dirección de Arquitectura e Ingeniería. Él sale todos los días con dos hieleras, una en cada mano. En una lleva la lechita de su hijo y en la otra la que donan al Banco de Leche Materna del hospital de Las Mujeres.

Don Bernan tiene 44 años y su esposa, Alice Ledezma Rojas, 32, ellos son los orgullosos padres de Isaac Gerardo Fallas Ledezma, un bebecito que nació en el hospital de las Mujeres a las 29 semanas de gestación.

Doña Alice todos los días se saca lechita para su hijo y lo que le sale de más lo dona. Cortesía.
Doña Alice todos los días se saca lechita para su hijo y lo que le sale de más lo dona. Cortesía.

Por ser un pequeño tan prematuro y que pesó solamente 1.170 kilos debieron hospitalizarlo y mantenerlo en una incubadora. Isaac tiene ahora 48 días de nacido y sigue hospitalizado en el servicio de Neonatología de la Carit.

Esta experiencia llevó al matrimonio, que vive en San Gabriel de Aserrí, a tomar una decisión que ha cambiado, para bien, sus vidas; por mutuo acuerdo Alice se convirtió en donadora de leche materna. La mamá se extrae su leche y el esposo la lleva al hospital de Las Mujeres para alimentar a otros bebés prematuros.

Este matrimonio explicó que por día están llevando, en promedio, un litro de leche; la mitad para su niño y la otra para pequeños que requieran este vital alimento.

“El personal de enfermería me enseñó cómo convertirme en donadora de leche materna. Me dieron una charla explicativa del paso a paso para la extracción y conservación en el congelador de la refrigeradora. Cada tres horas me pongo el extractor que me facilitaron en el hospital y es impresionante la cantidad que estoy produciendo” dijo Alice.

“Nos dan ocho frascos de vidrio de 130 mililitros para almacenar la leche de donación para alimentar a otros bebitos que no son Isaac. Para la leche de nuestro bebé nos facilitan 10 frascos plásticos de 150 y 80 mililitros” contó Bernan.

Don Bernan se ha convertido en un lechero en tiempos de coronavirus. Cortesía.
Don Bernan se ha convertido en un lechero en tiempos de coronavirus. Cortesía.

Además, el matrimonio recibe del Banco de Leche Materna un kit con cubrebocas y gorras de cabello desechables, así como información básica con instrucciones de extracción de la leche y la conservación del líquido en el congelador.

Lechero orgulloso

“Soy como lechero repartidor y esto me hace sentir más útil porque nos permite devolver un poquito de las bendiciones que hemos recibido mi esposa y yo. Viajo en mi carro con las dos hieleras” destacó el feliz papá.

“Es un trabajo en equipo que hacemos los dos, sin importar la hora cada tres horas me estoy extrayendo la leche. Cuando mi esposo está él me ayuda en todo, por esto digo que en el caso de nosotros la donación es de los dos.

“Yo lo acompaño todos los días al hospital; mientras él va a repartir la leche a la Clínica de Lactancia Materna y al Banco de Leche Humana yo voy a visitar a mi pequeño Isaac, que por cierto respira por sí solo y está ganando bastante peso porque mamita lo está alimentando muy bien”, contó emocionada la feliz mamá y donadora.

Para la doctora Hellen Treminio Galbán, directora del Laboratorio Clínico del hospital de Las Mujeres, esta es una acción de vida que los costarricenses deberían imitar porque está cargada de amor, caridad, humanidad y esperanza.

“Dos técnicas nuestras están saliendo los miércoles, jueves y viernes para recoger la lechita, pero si hay hombres que quieren imitar la buena práctica que hace Bernan de venir a dejarla sería fantástico” mencionó la doctora Treminio.

Todos los días llega don Bernan al Hospital de Las Mujeres a dejar su carguita de leche para ayudarle a otros bebitos que la necesitan. Cortesía.
Todos los días llega don Bernan al Hospital de Las Mujeres a dejar su carguita de leche para ayudarle a otros bebitos que la necesitan. Cortesía.
Banco de Leche Humana

La doctora Carmen Cabalceta, coordinadora del Banco de Leche Humana, explicó que para abastecer de lechita a los bebitos del servicio de Neonatología del hospital de Las Mujeres y compartir con el hospital Rafael Ángel Calderón Guardia requieren de unos 70 litros de leche humana cada mes.

Done. Si usted está dando de mamar y cree tener lechita de más llame al teléfono 2523-5900 extensiones 5726 y 5725 para que coordine la donación. Incluso hay convenios para ir a recoger la lechita materna a distintas comunidades de San José y Cartago.

“En oportunidades no abastecemos ni siquiera nuestro propio servicio de Neonatología, pero imagínense que hace falta donación para compartirle al hospital San Juan de Dios y al Nacional de Niños, por eso es que motivamos a todas las mamás para que donen su leche materna, ya sea en el banco de Leche Humana del hospital de Las Mujeres, así como en el del hospital de San Ramón donde la institución cuenta con otro banco” detalló Cabalceta.

“Soy como lechero repartidor y esto me hace sentir más útil”, Bernan Fallas Gamboa, papá.

Para que una mamá sea donadora de leche necesita estar en periodo de amamantamiento y cubrir las necesidades alimenticias de su bebé y que le salga bastante lechita de sobra para donar.

A cada interesada en donar se le hace una entrevista, revisión de las mamas y otros exámenes para confirmar que está puras tejas.