Nacional

Se dio la orden para vacunar ya a educadores públicos y privados y recolectores de basura

Pasan al grupo de prioridad máxima en el programa de vacunación

La Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología acordó arrancar ya con la vacunación de recolectores de residuos y funcionarios de la educación pública y privada, y así dar iniciado la inmunización del Grupo 4.

La lista de poblaciones a vacunar en el Grupo 4 fue ampliada y distribuida en orden, tomando en cuenta la prestación de servicios, resultando en: recolectores de residuos sólidos, funcionarios del ministerio de Educación Pública, sector educativo privado y personal de centros de atención integral (CAI).

Bolivar Sánchez, representante sindical de los recolectores de basura de la municipalidad de San José, comentó: “Luchando para que nos reconozcan a los trabajadores municipales en prioridad de las vacunas. Escuchar que se autoriza la vacunación a la población municipal nos provoca darle gracias a Dios porque estamos en las calles, caños, ríos, bacheando, eso nos pone en alto riesgo.

“Alegría enorme nos da, porque es una necesidad para todos. Ese reconocimiento de alto riesgo a los municipales nos permitirá proteger a los compañeros que también estamos en la primera línea”.

Además, funcionarios de los albergues del PANI, operativos en campo y personal con atención directa psicosociolegal, funcionarios operativos AyA (procesos de potabilización del agua y recolección y tratamiento de aguas residuales), funcionarios del 9-1-1, funcionarios de Poder Judicial, incluido OIJ y los presos de las cárceles.

Como se ha avanzado en varios grupos de vacunación, la Comisión eligió porcentajes específicos para cada uno, indicando que un 80% de las dosis serán destinadas a vacunación del Grupo 2, 3, así como los casos restantes del grupo 1 y hasta un 20% para las estrategias de inmunización del Grupo 4.

Esto sin olvidar estrategias específicas que pueda implementar la Caja para abarcar mayor cantidad de población en menor tiempo.

Se mantiene vigente la prioridad por edad y que es imposible que la persona a vacunar pueda elegir la marca de la vacuna que se recibirá.