Karen Fernández.17 septiembre

María de los Ángeles Bonilla Barrantes, de 57 años, tuvo que recurrir a la Fundación 20/20 para operarse su ojo derecho debido a una catarata que ya le había cubierto todo el ojo y le impedía ver. Además, tenía astigmatismo.

María de los Ángeles Bonilla y su esposo Luis Gerardo Quesada reciben poquito de pensión y ahora deben pagar el préstamo. Foto: Cortesía
María de los Ángeles Bonilla y su esposo Luis Gerardo Quesada reciben poquito de pensión y ahora deben pagar el préstamo. Foto: Cortesía

La señora nos contó que a ella la ven en el hospital Max Peralta de Cartago, pero que le dieron cita hasta para el 15 de abril del 2021. Entonces en la óptica donde se hizo el examen de la vista, le aconsejaron buscar una opción privada antes de que perdiera la vista por completo, ya que la presión sobre el ojo izquierdo, que ya también tiene catarata, era muy alta. Además, tenía mucho dolor.

La operación se la hizo el pasado 5 de agosto y, para cubrirla, su hija Paola Quesada tuvo que pedir un préstamo por 1,3 millones de colones para su madre, quien por ser ama de casa no era sujeto de crédito.

Consultamos al hospital Max Peralta sobre este caso, pero nos indicaron que sin el consentimiento de la paciente no podían brindar información, aunque confirmaron que sí la vieron en el centro médico.

Ahora, doña María está viendo cómo estira los cinquitos de su pensión y la de su esposo para ayudarle a su hija a pagar la deuda con el banco.

Y es que, además de los problemas visuales, tiene una hernia en el estómago desde hace 20 años que ha ido creciendo y ya tiene un bulto bastante grande. Tiene también úlceras sangrantes en sus piernas, es diabética e hipertensa.

A su esposo le amputaron ambas piernas hace 32 años cuando lo atropelló un tren y actualmente presenta problemas mentales, por lo que la señora debe estar más al pendiente de él y no puede salir a trabajar.

La pensión de su esposo, don Luis Gerardo Quesada, es de 137 mil colones y la de ella de un poquito más de 82 mil colones. Con eso pagan los 75 mil del alquiler de la casa, los recibos de agua y luz y la comida para ellos, de su nieto Donovan Arguedas, de 15 años, y de su hija Luz Marina Quesada, quien ha sido operada dos veces de la columna y no puede trabajar por los fuertes dolores que sufre a raíz de eso, por los cuales incluso es paciente de la clínica del dolor.

Si usted desea echarle una mano a esta familia, puede depositarles alguito en la cuenta Iban CR72016100055100159339 a nombre de su hija Paola Quesada Bonilla