Karen Fernández.14 agosto

Luis Valerín Coto, vecino de Paraíso de Cartago, tiene tres años de mantener a un niño que pensó que era hijo suyo, hasta que una prueba de ADN le reveló lo contrario.

Luis Valerín deberá pagar la pensión de un niño que no es su hijo hasta los 25 años, por un fallo en los tribunales de Cartago. Foto: Karen Fernández
Luis Valerín deberá pagar la pensión de un niño que no es su hijo hasta los 25 años, por un fallo en los tribunales de Cartago. Foto: Karen Fernández

Pese a que el chiquito de tres añitos es de otro papá, el Tribunal de Cartago lo sentenció en enero de este año a continuar pagando la pensión del pequeño hasta que cumpla los 18 años y si para ese entonces el muchacho está estudiando, hasta los 25.

Según Juan Pablo Navarro, abogado de Luis, el Código de Familia dice que todo reconocimiento es irrevocable, salvo los hechos por falsedad o error.

Navarro, pese a que ahora representa a Valerín, no fue el que presentó la demanda, en julio del año pasado.

"Yo estuve solo en la audiencia y sentencia, porque la demanda la presentó otro colega y si uno va a demostrar que uno hizo un reconocimiento de buena fe (aunque sepa que no es hijo suyo), la ley no permite revocarlo, pero si a mí la mujer me dice ‘sí, este hijo es tuyo’ y yo lo reconozco de buena fe y al tiempo me doy cuenta de que no es cierto, ahí sí puedo acudir al juzgado de familia con pruebas que demuestren que me engañaron como hombre”, explicó Navarro.

El abogado agregó que el problema está en que a los hombres les piden que demuestren absolutamente todo, mientras que a la mujer con su palabra es suficiente.

“Yo le hice preguntas en la audiencia a ella para demostrar que le había mentido a Luis, porque durante el embarazo le decía que ese hijo era de él y cuando lo echaba de la casa (cuando el niño ya había nacido) le decía que de por sí el niño no era de él y a nosotros no nos creyeron. La madre del niño siempre negó eso e indicaba que siempre le dijo que el niño era de él”, añadió Navarro.

Caro desliz

Luis es un trabajador de maquinaria pesada y nos contó que conoció a la madre del niño en el 2015, tuvieron una relación ocasional y la joven le dijo que estaba embarazada.

“Uno por querer hacer las cosas bien, le dije que no se preocupara, que yo iba a hacerme responsable y pese a que no éramos pareja, ni nada, me fui a vivir con ella. Y nunca me dijo que el niño no era mío”, contó Valerín.

Incluso, Luis no le puso el apellido al niño sino hasta los seis meses, pero porque, por su trabajo, muchas veces se tuvo que ir de gira.

“Nos separamos para el Día del Padre del 2017 por un problema grande que tuvimos y el 8 de marzo del 2018, cuando fui al Seguro de Paraíso a quitarle el beneficio (a ella) para dárselo a mi nueva pareja, ahí me llevé la sorpresa de que la hermana del verdadero padre del niño me dijo que para qué la tenía asegurada si de por sí el niño no era mío. Salí de ahí desconsolado”, recordó Luis.

Sentencia de JUZGADO DE FAMILIA DE cARTAGO CONTRA lUIS VALERÍN por paternidad y pensión. Foto: Cortesía
Sentencia de JUZGADO DE FAMILIA DE cARTAGO CONTRA lUIS VALERÍN por paternidad y pensión. Foto: Cortesía

Antes de eso, el joven brumoso pidió el régimen de visita para poder ver al pequeño, pues la madre, luego de separados, no lo dejaba verlo y ahí aprovechó para ponerle la pensión de 100 mil colones.

El 29 de mayo del 2018 se fue a hacer la prueba de ADN, pero ella no llegó, por lo que fue hasta dos meses después pudo demostrar lo que le dijeron aquel Día Internacional de la Mujer.

A partir de ahí comenzó su lucha en los Tribunales de Cartago para que le quitaran la pensión ante esta revelación, pero pese a que la madre del niño se contradijo diciendo, esta vez, que ella siempre le dijo que el niño no era de él, le creyeron a ella y no a él, pese a que los testigos que ella aportó eran su madre y una amiga.

“No importó que ellas se contradijeran en cómo había sido que me lo dijeron, ni que yo tuviera todas las conversaciones guardadas en el teléfono, no me dejaron presentarlas y creyeron en lo que ellas dijeron. Yo estoy de acuerdo en que las leyes protejan a las mujeres, pero a nosotros nos dejan totalmente desprotegidos”, agregó el angustiado “padre”.

Asegura que se mata trabajando para pagar la pensión y sacar adelante a su pareja y al bebito de siete meses que tienen juntos, por lo que no ve justo tener que pagar más por algo que no le corresponde.

Marcha atrás

Le consultamos al abogado de familia Belisario Solano si hay marcha atrás en este caso y nos explicó que depende de cómo se haya presentado el proceso, podría haber una salida.

“Se puede pedir una impugnación de paternidad, hay mucha jurisprudencia de la Sala Constitucional y de los Juzgados de familia sobre que todo niño tiene derecho a saber quién es su padre y a compartir con él”, Belisario Solano, abogado de familia

“Debe intentarlo de nuevo, por alguna otra vía, basado en lo que dice el código de Niñez y Adolescencia, que establece que el niño debe aprender a desarrollarse al lado de su padre y siempre hay que tener claro que lo que interesa es el derecho del niño y no de los adultos”, indicó Solano.

Incluso puede apoyarse en el artículo 53 de la Constitución Política que dice que toda persona tiene derecho a saber quiénes son sus padres conforme a la ley.

“Esto es algo que pasa con frecuencia, hay muchísimos casos en que se ha logrado revertir el fallo, pero si lo formularon mal desde el principio (que en el documento el primer abogado haya puesto que Luis sí sabía que no era hijo suyo antes de reconocerlo), no hay forma de enderezarlo”, explicó el abogado de familia.

Según Solano, el menor hasta podría reclamar posteriormente una herencia sino se logra corregir dicha información.

Luis tiene un año para hacer la apelación desde la fecha en la que le dieron la resolución, sin embargo, no tiene la fecha exacta, por lo que no sabe si aún está a tiempo, o no.

Que no le pase

Para evitar meterse e estos enredos, si tiene una relación ocasional y la muchacha sale embarazada, mejor asegúrese con una prueba de paternidad que el niño es suyo antes de ponerle su apellido. Incluso, si quiere mucho a los hijos de la muchacha que sabe que no son suyos, puede iniciar el trámite de adopción antes de irse de buenas a primeras a inscribirlo al Registro.