Karen Fernández.29 junio, 2018
Los niños que son separados de sus padres crecen aislados, tristes, y hasta más agresivos. Foto: Shutterstock.com
Los niños que son separados de sus padres crecen aislados, tristes, y hasta más agresivos. Foto: Shutterstock.com

“Francisco” fue separado de su hija “María Paula” desde el 2013 cuando la mamá, Cecilia, se la llevó del país sin su consentimiento, lo que es ilegal, y además le interpuso a él impedimento de salida.

Ella sacó a la chiquita por tierra hacia Panamá y de allí voló a otro país. Además, para él poder salir de Costa Rica debe depositar el monto de la pensión, equivalente a un año.

Hoy “María Paula” tiene siete años y debido a la decisión de su madre ha tenido que crecer lejos del papá y fue hasta hace poco que Francisco logró que las autoridades le ordenaran a Cecilia permitirle hablar con su hija y aunque cada llamada es escuchada por la madre en “speaker”, al menos puede saber cómo está la chiquita.

Situaciones como estas son tan delicadas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó en la lista de enfermedades mentales los problemas que los menores puedan sufrir por la separación entre padres e hijos, hecho que perturbaría el desarrollo del menor.

“Se le oía la voz nerviosa la primera vez que hablamos, estoy casi seguro que no sabía quién era yo y el porqué hablaba conmigo. Tuve que empezar por contarle que yo era su padre, que tenía otros tres hermanos y ahora constantemente me pide que quiere conocerlos y me pide que vaya a verla, pero si yo pongo un pie en ese país para visitarla, me pueden detener porque ella me tiene una orden de alejamiento”, agregó Francisco quien reconoce que lloró montones y se deprimió cuando se llevaron a su hija al punto de tener que pagar psicólogo para poder salir adelante.

“Me alegra que la OMS lo haya determinado así (enfermedad) por el sufrimiento que viven los niños al ser separados de sus padres e incluso del resto de sus familiares (hermanos, abuelos, tíos, primos)”, agregó el papá.

Se necesitan los dos

El doctor en psicología David Ramírez, quien basó su tesis en la separación de padres e hijos, detectó la importancia de que los niños puedan convivir los primeros años de vida junto a ambos padres, aunque sea de manera separada, porque cuando no ocurre de esta forma el menor presenta vacíos afectivos y tiende a ser más vulnerable a la violencia de su entorno.

“Por ejemplo, un niño en edad escolar que está siendo víctima de desparentalización va a presentar dificultad de atención, apatía y aislamiento.

“También podría presentar conductas agresivas hacia sus compañeros o ellos mismos, tienen problemas para terminar los trabajos en clase y en la casa, sufren de ansiedad, por lo que son catalogados por sus maestros como problemáticos y son revictimizados en el sistema educativo.

“También enfrentan pérdida de identidad, antes era hijo de y de repente le empiezan a decir en casa que no, que ese no es su padre, que no lo quiere, que ahora su padre es otra persona y el niño entra en un nivel de confusión que le hace mucho daño”, afirmó el sicólogo.

Por si fuera poco, algunas veces estos niños no terminan sus estudios y andan por las calles expuestos a grupos que los incitan a consumir drogas y cometer delitos.

“En Costa Rica se ha elevado la delincuencia juvenil por el consumo de drogas y muchos de esos niños son víctimas de violencia parental y en muchos casos fue porque no se entendió el dolor que enfrentaron al distanciarlos de su padre o madre”, agregó Ramírez.

El experto en psicología agregó que lo más importante de esta inclusión de la OMS es que quien va a ser beneficiada directamente es la niñez del mundo.

“Los procesos de desparentalización ya van a ser evidenciados como una violencia que puede ser castigada y eso para mí es la gran ganancia, que los niños puedan ser protegidos de esa violencia que evidentemente solo genera más violencia”, concluyó.

Lucha continúa
Xiomara Cuadra junto a sus tres hijos. Ahora que ya pudo volver a verlos se encuentra feliz, su lucha sigue por recuperarlos. Foto: Cortesía Xiomara Cuadra.
Xiomara Cuadra junto a sus tres hijos. Ahora que ya pudo volver a verlos se encuentra feliz, su lucha sigue por recuperarlos. Foto: Cortesía Xiomara Cuadra.

Otro caso es el de doña Xiomara Cuadra, quien hace casi cinco años se quedó sin sus dos hijos mayores porque se los llevaron.

Hoy Keyner tiene 15 años y su hermana Melany 13 y, aunque ya pudo volver a verlos desde este año, sigue la lucha en el juzgado de familia y en el PANI.

"Es una gran oportunidad para que así puedan ver lo que estamos pasando muchos padres. Mi hija actualmente ha denunciado ser víctima de agresión por haber publicado una foto donde decía que ella era feliz con su mamá", Xiomara Cuadra

El Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica manifestó, mediante su presidente Wayner Guillén, que al ser un tema nuevo, analizarán el tema para tomar una posición.