Eduardo Vega.2 noviembre, 2017
Este ángel, en el cementerio de Esparza, persigue con la mirada a todo el que llega. Cortesía.
Este ángel, en el cementerio de Esparza, persigue con la mirada a todo el que llega. Cortesía.

David Soto tiene 33 años y siempre ha vivido en el barrio Los Mangos de Esparza. Nos asegura que desde que él era chiquitillo lo asustaban en el cementerio de esa comunidad, sobre todo cuando se le aparecía, junto a sus amigos, el fantasma de Luisito, un niño al que muchos han visto jugueteando entre las tumbas y sobre las tapias.

Pero no es lo único que aterra en ese lugar, David también habla de un ángel con ojos diabólicos que persigue con la mirada a todos los que pasan cerca de él (está adornando una de las tumbas), sobre todo después de las cinco de la tarde. Además, los vecinos casi todas las noches escuchan gritos y aullidos.

“Mis vecinos del barrio Los Mangos han visto a Luisito brincando entre las tumbas. En Esparza al fantasma de ese niño en el cementerio le decimos Luisito, no sabemos quién le puso el nombre ni la historia real del por qué ese niño no ha podido descansar en paz, pero de que asusta, asusta y mucho”, indicó David.

Por las noches el camposanto se inunda de llantos de bebé, gritos de mujer y aullidos tenebrosos. Cortesía.
Por las noches el camposanto se inunda de llantos de bebé, gritos de mujer y aullidos tenebrosos. Cortesía.
Luisito juega y llora

Para este vecino de Esparza la vibra negativa se siente con solo acercarse al camposanto, incluso, hay gente que por las noches ha escuchado un chiquito llorando, se cree que también es Luisito, quien juega mucho por las mañanas pero por las noches no para de llorar, de acuerdo a lo que se cuenta en la comunidad.

“Desde hace como diez años se comenzó a ver a una mujer vestida de blanco que camina de lado a lado en todo el cementerio, incluso, algunos taxistas ya nos han comentado que una mujer les pidió un servicio cerca del cementerio y al rato de haberse montado desapareció sin explicación”, recordó Soto.

Como los fenómenos paranormales fueron aumentando en los últimos tres años, varios vecinos de los alrededores del cementerio le encomendaron a David la misión de buscar a alguien que les ayudara a confirmar o bien a descartar si estaban hablando de fantasmas.

Justo en la tumba del príncipe de Prusia fue agredido un investigador de Tiquicia entre Tumbas y Cazadores de Mitos e Historias del más Allá. Cortesía.
Justo en la tumba del príncipe de Prusia fue agredido un investigador de Tiquicia entre Tumbas y Cazadores de Mitos e Historias del más Allá. Cortesía.

Fue entonces que David contactó con la gente de Tiquicia entre Tumbas y Cazadores de Mitos e Historias del más Allá, quienes se decidieron a visitar el lugar para realizar un profundo análisis, tanto de día como de noche.

Les fue fatal

Los grupos que consultó David designaron a dos de sus investigadores, para que le pusieran bonito con los instrumentos y definieran científicamente si había espectros, tanto con medidores térmicos como con equipo especial de grabación del ambiente.

Israel Barrantes y Federico Vargas viajaron a Esparza y junto con David entraron al camposanto. Como iban a permanecer ahí de noche, decidieron ingresar a eso de las cuatro de la tarde para que se les pegara la luz del día con la oscuridad nocturna y así matar dos pájaros de un tiro.

David Soto tiene 33 años y siempre ha vivido en el barrio Los Mangos de Esparza, por eso conoce muy bien lo activo que es el cementerio de la zona. Nos asegura que desde que él era chiquitillo lo asustaban en ese cementerio, sobre todo cuando se le aparecía, junto a sus amigos, el fantasma de Luisito, un niño que muchos han visto jugueteando entre las tumbas y las tapias.
David Soto tiene 33 años y siempre ha vivido en el barrio Los Mangos de Esparza, por eso conoce muy bien lo activo que es el cementerio de la zona. Nos asegura que desde que él era chiquitillo lo asustaban en ese cementerio, sobre todo cuando se le aparecía, junto a sus amigos, el fantasma de Luisito, un niño que muchos han visto jugueteando entre las tumbas y las tapias.

Durante la luz del día nada irregular pasó. Los investigadores sí comprobaron que había actividad paranormal, porque los sensores de calor registraban zonas de intenso calor y de un pronto a otro zonas muy frías.

David siempre se sintió mal, con dolor de estómago y ganas de vomitar, le dolía la cabeza y se mareó varias veces. Israel no tuvo ninguna situación especial pero en el caso de Federico la cosa pasó de castaño a oscuro porque algo que no pudo explicar lo agredió justo cuando pasó al frente de la tumba del príncipe (Alfredo de Prusia, Sajonia y Altemburgo, es el nombre del príncipe de Prusia, quien vivió en Costa Rica y está enterrado en el cementerio de Esparza), incluso se le cayó la cámara y tuvieron que parar por algunos segundos para revisarle la mano a Federico (hay video del momento).

Agresión paranormal en el cementerio de Esparza

“Con nuestra grabadora pudimos captar una sicofonia (sonidos) que proviene de la tumba de una mujer que nos hizo una aparente compañia en ese lugar, donde nos decía que no quería que nos fuéramos. Nuestro detector K2 (mide ondas electromagnéticas) pudo captar energías en ese lugar tratando de robar nuestra atención y tratando de mostrarnos algo.

“Al final captamos sombras moviéndose de un lugar hacia otro de forma rápida. Nuestra cámara nocturna captó el movimiento de orbes (que son espíritus que se manifiestan en forma de luz redonda, parecen un mal efecto de las cámaras pero la diferencia es que los orbes tienen movimientos inteligentes no se mueven tal y como los haga el viento, lo que sí le pasa al polvo), muy levemente cerca del mausoleo principal”, explicaron Francisco e Israel.

Profundo agradecimiento. Con esta entrega ponemos punto final a la serie de espanto que iniciamos el pasado 25 de octubre. Fue valiosa la colaboración de los equipos de Cazadores de Mitos e Historias del más Allá, Paranormal 506, Círculo Paranormal y Tiquicia entre Tumbas.
Regresarán por la mujer

Israel nos confirmó que al haber detectado presencia paranormal en el cementerio, lo que harán es preparar un equipo más grande para realizar una segunda investigación, todavía no le han programado fecha, pero podría ser antes de que finalice el año.

Incluso Federico quedó bien picado por la agresión que sufrió, por eso desea estar en esa segunda visita, ahora irá mejor preparado, porque ya tiene muy claro que hay fenómenos agresivos en el lugar y eso necesita mayor protección.

Los investigadores van a volver para ampliar el contacto con una mujer que los acompañó y hasta les habló. Cortesía.
Los investigadores van a volver para ampliar el contacto con una mujer que los acompañó y hasta les habló. Cortesía.

“El objetivo de nuestra segunda visita será el de tratar de ponernos en profundo contacto con el fenómeno paranormal, con voz de mujer que se nos respondió. Queremos lograr una más larga conversación con ella”, aseguró Federico.

Planean poner varias cámaras más para ver si lograncaptar en video a Luisito mientras se pasea entre las tumbas y también buscarán grabar el llanto del niño que escuchan los vecinos casi todas las noches.

Les deseamos suerte su encuentro con el más allá.