Eduardo Vega.1 noviembre, 2018

Unas luces muy fuertes le confirmaron a don Marcelo Carranza que no podía entrar al puente sobre el río Peñas Blancas en San Isidro de San Ramón porque venía un carro de frente, sin embargo, esperó y esperó y el vehículo no pasaba. Para su sorpresa no había tal carro y las luces desaparecieron de un pronto a otro.

El susto que se llevó don Marcelo fue tremendo, aunque no era la primera vez que le pasaba. En los últimos cinco años esas luces fantasmales le impidieron el paso por esa misma estructura metálica, ubicada entre San Isidro de Moncho y La Tigra de San Carlos. En todas esas ocasiones creyó que venía otro carro y al final no era nada. Es imposible de explicar.

Puente en San Carlos está maldito, en la foto, don Marcelo Carranza (izquierda) y Hugo González, quienes han visto actividad paranormal en el puente
Puente en San Carlos está maldito, en la foto, don Marcelo Carranza (izquierda) y Hugo González, quienes han visto actividad paranormal en el puente

“Las noches son fatales en ese puente, si no son las luces, son gritos, si no son gritos, son sombras, hay algo raro ahí. Ya de tanto ver cosas me terminé acostumbrando porque las luces las he visto varias veces y nadie ha sabido explicarme qué es lo que pasa”, comentó Carranza.

Puente lleno de muerte

El sancarleño explica que hay dos historias de muerte alrededor de ese lugar. Cuentan en la zona que en una ocasión un muchacho venía en su carro y antitos de entrar al puente se topó con tres piedras grandes, entonces por capeárselas fue a dar al barranco y se mató, por eso su alma anda vagando.

“No esperaba un contacto tan fuerte, duradero y directo del más allá en ese puente”, dice Federico Vargas de Tiquicia entre Tumbas.

La otra relata que dos muchachas que andaban en un baile pidieron que alguien las encaminara (Sharon y Stefany) y lo hizo otra muchacha (Sol Angie) en su moto, de un pronto a otro, antes de entrar al puente, se fueron al guindo y se mataron las tres, por eso la gente también ve sombras y escucha ruidos raros.

“Cuando le cuento a la familia lo que ve uno en el puente me dicen que no soy el único, que mucha gente de la zona ve luces y cosas inexplicables por las noches”, explica don Marcelo, quien está casado con doña Jenny Matamoros y tiene dos hijos.

Puente en San Carlos está maldito, en la foto, don Marcelo Carranza (izquierda) y Hugo González, quienes han visto actividad paranormal en el puente
Puente en San Carlos está maldito, en la foto, don Marcelo Carranza (izquierda) y Hugo González, quienes han visto actividad paranormal en el puente

Otro de los vecinos a los que se le para la peluca del susto casi todas las noches es a don Hugo González, quien tiene el restaurante La Finca, a la pura par del puente y por eso da fe de que cosas demasiado extrañas pasan ahí.

“He visto de todo, luces que parecen ser un carro pero que de un pronto a otro desaparecen, también he escuchado voces y gritos como de mujeres jóvenes, además, en varias ocasiones cuando voy pasando por el puente, que es de un hierro muy firme, me han sacudido el puente fortísimo, como si estuviera pasando un furgón pero no va pasando nada y es imposible que sea el viento”, comentó.

Actividad paranormal confirmada

Federico Vargas Delgado, del equipo de investigaciones paranormales Tiquicia entre Tumbas y uno de los más reconocidos del país por la seriedad con que trabajan estos temas, viajó en febrero de este año a San Ramón para analizar el puente de los sustos y pudo comprobar que sí hay una fuerte actividad paranormal ahí.

En la página de Facebook “Tiquicia entre tumbas”, escribió mucha gente para advertir sobre la historia de las tres muchachas fallecidas. En los comentarios destacaban que a cierta hora de la noche se podían ver las tres mujeres sentadas en el puente, por lo que eso motivó al equipo paranormal a hacer la investigación.

Puente en San Carlos está maldito. En la foto Federico Vargas con don Marcelo Carranza, cuando realizaron la investigación paranormal.
Puente en San Carlos está maldito. En la foto Federico Vargas con don Marcelo Carranza, cuando realizaron la investigación paranormal.

Ya en San Isidro, Federico llevó todo el equipo especial y se encontró a don Marcelo para que lo guiara. Parte de los instrumentos que llevaron era para era escuchar sonidos que el oído humano no oye, el fantasmómetro (que registra la presencia de energía), el medidor de campos electromagnéticos y cámaras de video.

“Casi de inmediato pude captar tres orbes (espíritus que se manifiestan en forma de bolitas de luz) exactamente donde murieron las muchachas, al menos dos de ellas, las que se fueron al guindo, hubo una que falleció pero no se fue al guindo, esa me confirmó que se llamaba Stefany porque yo le fui diciendo los nombres de las muchachas hasta que en los aparatos, mediante la energía, me confirmó que era ella.

"También, mediante el equipo que llevé, me dijo que quería una foto y le pregunté dónde la quería, que si dentro del puente y dijo que no, entonces le pregunté que si quería la foto viendo hacia la calle, de inmediato respondió que sí, por eso tomé una foto viendo hacia la calle. No apareció nada en la foto, sin embargo, eso fue lo que el ente me pidió.

Federico Vargas, investigador paranormal de Tiquicia entre Tumbas. Foto Adrián Soto.
Federico Vargas, investigador paranormal de Tiquicia entre Tumbas. Foto Adrián Soto.

“Recorrí el puente peatonal que es muy oscuro y la verdad las muchachas me dejaron claro que estaban detrás de nosotros. No me esperaba esas sensaciones. Fui por las luces y las piedras fantasmas, y terminé con otra confirmación paranormal, fue muy especial e inesperado, además, las señales fueron muy fuertes y constantes; se comunicaron por mucho tiempo”, comentó Federico.