Eduardo Vega.6 junio, 2017
El uso del
El uso del "spinner" es muy simple, se agarra por el centro y se pone a girar, eso es todo. ADRIÁN SOTO.

Hace días está en  Tiquicia un sencillo juguete  que logra que   niños y jóvenes se olviden del celu, aunque sea por un rato, y se dediquen a verlo girar.   Se trata del "spinner".

La maestra Edith Madrigal, quien da cuarto grado en la escuela Sagrado Corazón, en Liberia, Guanacaste nos dijo que le llamó mucho la atención que el sábado   se topó a dos niños jugando con el spinner. Tenían el celular  a la par pero no lo tocaban, estaban concentrados en los giros del aparatito.

“Todavía en mi escuela no lo he visto, pero creo que es más porque esas modas comienzan en San José. Mi hijo, quien tiene doce años, ya me pidió uno, pero todavía analizo si se lo compro o no”, nos comentó la educadora.

Nixa Zavala, profesora del Colegio Técnico de Dulce Nombre de Cartago, ya vive la moda como un problema en su aula porque algunos alumnos de sétimo año lo llevan a clases.

“Precisamente hoy (ayer para los lectores) tuve que mandar varias boletas a las casas de algunos chicos que pasaron distrayéndose en el aula con ese aparato. No estaban usando el celular, como siempre, ahora es que juegan y juegan con el spinner, tenían el celular a la par pero no lo usaban”, afirmó.

La psicóloga clínica y pedagoga Wendy Rivera, fundadora del Centro de Investigación y Desarrollo Pedagógico y Psicológico, en San Francisco de Heredia, comenta que ya está atendiendo a mamás que compraron el "spinner" para sus hijos porque se los ofrecieron como muy bueno para el déficit atencional.

“Es una moda, el déficit atencional se ve con un tratamiento integral que incluye, entre otras cosas, fármacos y atención neuropsicológica, pero jamás el spinner será un sustituto del tratamiento. A los niños les llama la atención y les gusta, y sí, lo usan ahora como moda, quitándole minutos al uso del celular, pero quiero ver cuánto dura, porque el celular permite una interacción doble, siempre ofrece algo nuevo y eso es difícil de vencer, por ahora, ha logrado hacerse un espacio, pero vamos a ver cuánto dura”, comentó.

El spinner no es un juguete recién nacido. Lo inventó hace veinte años Catherine Hettinger, de Florida (Estados Unidos), con la intención de interactuar con una hija suya que tenía una enfermedad que afecta a los músculos y provoca fatiga. 

El nombre oficial es "fidget spinner" y no tiene ninguna complicación. El más sencillito tiene tres puntas redondeadas que giran a gran velocidad sobre un eje central que se sostiene en la mano. La gran variedad de colores y que algunos tienen luces los hace más atractivos.

Por dos rojitos usted ya puede tener su Spinner, claro, de los sencillitos. ADRIÁN SOTO.
Por dos rojitos usted ya puede tener su Spinner, claro, de los sencillitos. ADRIÁN SOTO.
¡Llévelo, llévelo!

 San José, por ejemplo, está inundado de los "spinner". Los vendedores ambulantes los tienen por puños y a dos rojitos (en tiendas hay de cinco mil colones). Esta semana, dicen los ambulantes, les llegan los que tienen luz y serán a dos rojitos y medio, tal vez a tres rojos.

Conversamos con doña Marjorie Torres, del josefino barrio La Cruz y quien tiene 15 años de ser vendedora ambulante. Ella ya olfatea muy bien lo que va a pegar en la calle y lo que no; por eso se cargó del juguete de moda, porque tiene muy claro que se están vendiendo como pan caliente y para llamar la atención lo vendía gritando. Decía que ya tenía en sus manos el juguete contra el estrés, el que mejora la concentración.

“Nos lo compran los chiquitos, los jóvenes y las señoras embarazadas. A unos los entretiene y a otros los relaja, en estos momentos la venta es loca, uno abre una caja con cien y no le duran ni una hora y no hay color preferido, se los llevan todos”, nos contó doña Marjorie.

Sobre esa venta loca nos habló la psicóloga Rocío Solís, quien opina que esta moda le recuerda mucho que desde siempre a los chiquillos y muchachillos les ha  llamado la atención los juguetes que giran, como el trompo o el yoyo.

“Es un juguete demasiado sencillo que nos recuerda cómo a las personas siempre nos gustarán las cosas simples, pero que alegran y no son caras. Me encanta que le esté robando espacio al celular, es bueno que nuestros niños y jóvenes se desconecten un rato de tanta tecnología que los rodea. Claro, parece increíble que la simplicidad de un spinner esté ganándole terreno a la gran cantidad de tecnología que tienen los teléfonos hoy”, afirmó la psicóloga.

A criterio de Solís, el "spinner" está arrasando porque genera nuevas sensaciones en los muchachos. “El contacto con el juguete, sentir que rueda, verlo rodar  motiva sensaciones diferentes en el cerebro de las personas, por eso es que ha gustado tanto", agregó.

Hay una serie de mitos en torno al famoso juguete. Uno dice que es terapéutico, pero no hay ningún estudio científico que lo sostenga; lo cierto es que en algunas escuelas de Estados Unidos lo han comenzado a prohibir porque los niños los usaban en clases y se desentendían de las lecciones. También es verdad que la creadora no ganó una sola tejita con su invento. La plata se la están llevando otros.

El
El "spinner" está provocando que los niños y jóvenes dejen por un rato el celular a un lado. ADRIÁN SOTO.