Eduardo Vega.13 febrero, 2018

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) decidió no abrir una investigación y archivar el caso de la filtración a las redes sociales del audio de doña Eugenia Cartín Barrios, cuando llamó a Tigo para quejarse del servicio de Internet.

La decisión se tomó porque consideran que hubo vacíos legales.

La Sutel le dijo que no al caso de doña Eugenia, pero ella y su abogado ya apelaron la decisión. Foto Alonso Tenorio.
La Sutel le dijo que no al caso de doña Eugenia, pero ella y su abogado ya apelaron la decisión. Foto Alonso Tenorio.

Sutel dice que al día de hoy el Poder Ejecutivo no ha aclarado qué es lo que debe de hacer, administrativa y técnicamente, las operadoras y proveedoras de cable e Internet para proteger el secreto de las comunicaciones, el derecho a la intimidad y la protección de datos personales, aunque esto sí está estipulado en la Ley General de las Telecomunicaciones.

Sutel agrega en su explicación que no se establece ninguna falta que viole el “derecho a la intimidad y protección de los datos de carácter personal de los abonados y usuarios finales” y por eso “no procede llevar a cabo la apertura de un procedimiento administrativo” que busque sancionar a Tigo por el audio que se filtró, en el cual se detallaban los datos personales como nombre completo, número de cédula y lugar exacto de residencia de doña Eugenia, quien por eso consideró una violación a su intimidad y por eso puso una denuncia ante la Sutel el 8 de mayo del 2017.

El abogado de Cartín, Rodolfo Alvarado, nos confirmó que desde el pasado 2 de febrero interpuso un recurso de revocatoria y apelación contra la resolución de Sutel y todavía no se lo han resuelto.

“Lo que resolvieron deja claro que hay una gran relación entre Sutel y Tigo, la cual les alcanza para ocultar la verdad de lo que sucedió con doña Eugenia. Desde todo punto de vista es una resolución ilegal e irresponsable, es una burla, una irresponsabilidad de fallo. Además, no tiene fundamentos, no es sólida, es una resolución hecha por Sutel para no afectar a su amiga Tigo.

“Aquí lo realmente doloroso es que la Sutel nació para proteger a los usuarios, a todos los costarricenses, pero resulta que protege a las empresas millonarias, entonces, ¿quién protege al pueblo'”, preguntó Alvarado.

Don Rodolfo Alvarado, el abogado de doña Eugenia, dice que no entiende la decisión que tomaron. Foto Alonso Tenorio.
Don Rodolfo Alvarado, el abogado de doña Eugenia, dice que no entiende la decisión que tomaron. Foto Alonso Tenorio.

El abogado dice que en los registros de la propia Tigo hay cinco llamadas de ella, una es de 15 minutos y justo una grabación de 15 minutos fue la que se filtró en redes sociales.

“No tiene pies ni cabeza la resolución porque cómo pueden existir dudas de que la cablera es la responsable de que se filtrara la grabación si está comprobado que doña Eugenia los llamó a ellos, la verdad eso no lo entiendo. La Sutel le queda debiendo no a doña Eugenia, sino al país, hoy es ella, mañana será usted, yo, sus hijos”, afirmó el abogado.

Doña Eugenia también interpuso una demanda ante el Juzgado Civil de Mayor Cuantía de San José por daños y perjuicios y una denuncia penal ante la Fiscalía.