María Ester Flores.4 abril

Ante la pregunta de muchas familias sobre si es malo o bueno dar besos en la boca a los niños hay posiciones encontradas.

Una de las posturas más conocidas en Estados Unidos, es la de la doctora Charlotte Reznick, piscóloga de la Universidad de California, señala que un “piquito” en los labios de los niños por parte de sus padres puede ocasionar confusión.

Psicóloga María Ester Flores, sicóloga especialista en temas de familia. Cortesía.
Psicóloga María Ester Flores, sicóloga especialista en temas de familia. Cortesía.

Si se comienza a dar besos en la boca desde pequeños, cuándo parar y qué explicar. Por eso es demasiado confuso. Indica que a medida que los niños crecen y dejan de ser bebés, llegando a los 5 o 6 años, comienzan a tomar consciencia de sus cuerpos, así como de su sexualidad, y el “beso en los labios puede resultarles muy estimulante”.

También es confuso porque ven a su papá y mamá dándose besos en la boca y luego hacen los mismo con los niños, les confunden los roles, las sensaciones, emociones y sentimientos.

Mi punto de vista como psicóloga de familia interesada siempre en la prevención del abuso sexual infantil, recomiendo mejor no hacerlo, porque los niños generalizan las conductas. Si mamá y papá dan besos en la boca siempre, los niños asumen que cualquier adulto tiene permiso de hacerlo, con lo cual hay riesgo ante personalidades pedófilas.
Una inocente acción como esta podría ocacionarle la muerte a su bebé, por eso evite que alguien bese a su hijo antes del primer mes de nacido. Foto istock.com
Una inocente acción como esta podría ocacionarle la muerte a su bebé, por eso evite que alguien bese a su hijo antes del primer mes de nacido. Foto istock.com

Puede que quien abuse empiecen por besos en la boca, y los niños lo asumen como algo normal y cotidiano, haciendo más difícil la denuncia, es decir que lo cuenten a sus padres o maestros. Se dejaran llevar por las sensaciones placenteras del beso con adultos que no son sus padres, sin saber que eso no es correcto.

Cuando les decimos a los niños: “nadie toca tus partes íntimas”, debemos incluir ni los besos en la boca, ya que esta constituye una parte importante en la sexualidad humana.