Bryan Castillo.23 octubre, 2017
El proyecto lo desarrollaron los ingenieros Olmán Quirós, Marco Gómez, Esteban Martínez y Adolfo Chávez. Foto: Alejandro Gamboa.
El proyecto lo desarrollaron los ingenieros Olmán Quirós, Marco Gómez, Esteban Martínez y Adolfo Chávez. Foto: Alejandro Gamboa.

Así como lo lee, este pequeño pedacito de tierra llamado Costa Rica se codeará con las grandes potencias mundiales y lanzará un sátelite al espacio.

Este lunes se presentó el “Proyecto Irazú”, una iniciativa costarricense que tiene como objetivo lanzar un satélite al espacio (el primero en Centroamérica), el cual ayudará a tomar datos durante 6 meses con el fin de crear soluciones para reducir los impactos del dañino dióxido de carbono (CO2) que en su mayoría producen los vehículos y las grandes empresas con el humo.

Esta idea se gestó en el año 2015, con la participación de aproximadamente 50 personas, entre los que destacan, miembros de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE) así como ingenieros del Instituto Tecnológico de Cartago (TEC) y diferentes patrocinadores de empresas privadas.

¿Cómo ayudará al ambiente?

Cuando el satélite esté en órbita y pase por Costa Rica se conectará a los sensores ubicados en los árboles del TEC en San Carlos, estos a su vez lanzarán información sobre los niveles de carbono que están produciendo.

El satélite pesa un kilogramo y mide aproximadamente 10 centímetros largo, ancho y alto.

Es importante mencionar que los arbustos son los que limpian el aire contaminado por el CO2, por esta razón fueron ubicados en una zona boscosa.

De esta manera, los expertos podrán saber qué se podrá hacer para reducir las emisiones de este dióxido.

El satélite pesa un kilo. Foto: Alejandro Gamboa.
El satélite pesa un kilo. Foto: Alejandro Gamboa.
Será lanzado en el 2018

El satélite, de fabricación 100% costarricense, primero será sometido a una serie de pruebas en el Instituto Tecnológico de Kyutech de Japón, donde simularán las condiciones a las que se expondrá fuera de nuestra planeta, para luego ser lanzado al espacio y quedar instalado en una estación espacial que aún no ha sido definida.

“Se pondrá en órbita en el primer semestre del 2018, todo dependerá de los permisos en la estación internacional”, dijo Luis Diego Monge, gerente del proyecto y de ACAE.

Monge detalló que la inversión fue de unos ¢45 millones, habría salido más caro si no fuera por la donación del tiempo de los expertos del TEC, que según sus cálculos es de aproximadamente 260 millones de colones.

Cabe destacar que la propuesta contó con el asesoramiento del astronauta costarricense Frankling Chang Díaz quien salió del planeta en 7 oportunidades.

Por su parte, la ministra de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, Carolina Vásquez, contó que este tipo de trabajos, en un futuro no muy lejano, podrán generarle dinero al país con la contratación de científicos nacionales.

“Estamos demostrando al país, a la región y al mundo la capacidad institucional para desarrollar y operar un proyecto de ingeniería espacial en Costa Rica, gracias a esta misión, investigadores costarricenses podrán reunir datos relacionados al esfuerzo nacional para mitigar las emisiones de CO2”, mencionó Vásquez.