Por: Eduardo Vega.   23 febrero

La magia del mar lo atrapó de inmediato. No pudo decir palabra. Le fue imposible explicar qué sentía al ver por primera vez el mar, pero sí quedó claro que aquello fue amor a primera vista. Tomasito conoció el mar en Costa Rica y también aseguró que se enamoró de sus olas.

Playa Hermosa en Guanacaste recibió a Tomás Tevelán y su mamá, Lucía Tevelán, quienes conocieron los encantos de las olas y la sabrosura que siempre dan la arena, el sol y el mar.

Amor a la primera sambullida entre Tomás y el mar de Playa Hermosa en Guanacaste. Foto Silvia Lara.

“¡Me encanta! No lo conocía y hace tiempo quería conocerlo. Es otro día muy alegre para mi mamá y para mí. Me encantó nadar en el mar y disfrutar viendo pececitos, mantarayas y conchas”, comentó Tomasito, el chapintico que enamoró al país por conocer tanto de nuestro país a pesar de ser un guatemalteco que jamás había salido de su pueblito Panajachel, un municipio del departamento de Sololá.

El tercer día de Tomás en Tiquicia (este domingo) comenzó a cachete. El hotel Villas Sol los despertó con un desayuno sabrosísimo y ahí, el pequeño aprovechó para dejar bien claro que le encanta el gallo pinto porque lo pidió como desayuno y lo dijo bien claro: “Me encanta el pinto es bien sabroso, podría desayunarlo siempre”. También le gustó y mucho el agua e’ sapo (agua dulce con limón).

Silvia Lara, comunicadora que es parte de la organización del viaje de Tomás por Tiquicia, contó que el momento en el que Tomás y su mamá vieron de frente el mar ha sido el más emotivo y lleno de sentimientos de los tres días que ambos han estado en el país.

Vida sabrosa en el mar, arena, una buena enterradita y una pipa bien fría. Foto Silvia Lara.

“De Villas del Sol en Guanacaste pasaremos a La Fortuna de San Carlos y lo haremos rodeando el lago Arenal. La experiencia será muy similar a lo que él vive todos los días en Guatemala porque es en los alrededores del lago Atitlán.

“La diferencia es que el lago Atitlán está rodeado por varios volcanes y el Arenal solo por uno. Tomás y su mamá han podido disfrutar mucho porque han tenido la suerte de que los días han estado preciosos, mucho sol y cielo azul. Han recibido atención de reyes y por donde andan siempre hay gente que los reconoce y les piden fotografías, ellos se volvieron celebridades en el país”, explicó Silvia.