Eduardo Vega.30 marzo

El niño guatemalteco Tomás Enrique Tebelán, cariñosamente conocido en Tiquicia como Tomasito o el Chapintico, ahora pasa más ocupado que nunca, ya que entró al cole y le pone bonito al estudio, sin descuidar la venta de chicles con la que le ayuda a su mamá, doña Lucía Tebelán.

En el 2019, el Chapintico se ganó el corazón de los costarricenses porque sin haber puesto un pie en el país, sabía un montón de cosas sobre nuestro país, del fútbol y hasta dichos populares, incluso más que muchos que han vivido toda su vida en Tiquicia.

Tomasito sí tiene la sueta de su cole, la cual viste con orgullo. Cortesía.
Tomasito sí tiene la sueta de su cole, la cual viste con orgullo. Cortesía.

En este 2021 lo buscamos para saber qué tal le ha ido con la entrada a clases, porque sabíamos que le tocaba pegar el gran salto de la escuela al colegio (se graduó de sexto el pasado 20 de noviembre), y nos alegró mucho saber que es un alumno ejemplar y un breteador que no se arruga ante las duras jornadas.

Al cole

Gracias al oficial de la Fuerza Pública, Manfred Calderón, quien fue el que publicó el video que convirtió en toda una celebridad a Tomasito, logramos ubicar a este jovencito que vive en Panajachel.

De 7:30 a.m. a 1 p.m. va el Chapintico a clases, aquí lo vemos en el aula, es el primero de la fila. Cortesía.
De 7:30 a.m. a 1 p.m. va el Chapintico a clases, aquí lo vemos en el aula, es el primero de la fila. Cortesía.

Nuestro amigo ingresó el pasado 13 de enero al colegio Evangélico Eben-Ezer y si bien no le alcanzó la platica para comprar el uniforme, sí llegó bien armadito con los útiles gracias a las donaciones que recibió cuando vino al país a principios del 2020, justo antitos de que el mundo se detuviera casi por completo por culpa del covid-19.

“Gracias ticos, por su gran ayuda estoy pura vida.

“Cuando me toca recibir clases virtuales o hacer trabajos uso la computadora que me regalaron en Costa Rica, en verdad que es una gran ayuda”, es lo primero que nos dijo el Chapintico.

Aprovechamos para preguntarle sobre el fútbol tico, pero como el cole lo tiene tan apretado no sabe casi nada sobre Marcel Hernández, que la Liga ganó la 30 o los días amargos que vive su amado Saprissa en el campeonato nacional.

Mucho brete

“Me ha costado informarme del fútbol de Costa Rica porque paso muy ocupado trabajando y estudiando. Le deseo lo mejor a la Liga y a Saprissa, que sean los que lleguen a la final y, por supuesto, siempre esperando que Saprissa sea campeón”, comentó.

Por las tardes Tomasito le pone duro vendiendo chicles y recuerditos, al igual que su mamá. Cortesía.
Por las tardes Tomasito le pone duro vendiendo chicles y recuerditos, al igual que su mamá. Cortesía.

En realidad a Tomasito ahora no le alcanza el tiempo, ya que entra al cole a las 7:30 a.m. y sale a la una de la tarde, se va soplado para su casa, almuerza y de inmediato sale a vender chicles y recuerditos en Panajachel.

“Durante la pandemia se complicó todo, pero nos pusimos a vender verduras y gracias a Dios siempre tuvimos el pan de cada día, ahora que volvió el turismo estoy vendiendo lo mismo de antes, artesanías y chicles.

“Hace un año estuvimos en Costa Rica y gracias a Dios fue así porque los costarricenses nos ayudaron con dinero y eso fue lo que nos sirvió (siempre incluye a la mamá) a pagar los recibos, el alquiler y tener siempre comida, por eso estamos eternamente agradecidos”, asegura el Chapintico.

Como sabe que los ticos ya pueden viajar, les recuerda que se den la vuelta por Panajachel. Él está justo en la calle Santander y los estará esperando para conversar un rato, porque le encanta hablar con los ticos.

El 20 de noviembre pasado el Chapintico le dio tremenda alegría a su mamá graduándose de sexto. Cortesía.
El 20 de noviembre pasado el Chapintico le dio tremenda alegría a su mamá graduándose de sexto. Cortesía.
Lindos recuerdos

“Esta Semana Santa los espero para tratarlos pura vida. Gracias a Costa Rica por nunca olvidarse de mí y gracias por apoyarme para que pueda cumplir mi sueño, ser un profesional y darle a mi mamá una mejor vida en lo económico”, dice.

No se le olvida que a principios del 2020 vivió cosas increíbles en nuestro país, de hecho, asegura que todas las alegrías forman parte de su regalo de cumpleaños porque cumplió 12, el 7 de diciembre del 2019 y dos meses después ya estaba aquí.

Doña Lucía cumplió años el pasado primero de marzo y Tomasito le dio un sabroso queque. Cortesía.
Doña Lucía cumplió años el pasado primero de marzo y Tomasito le dio un sabroso queque. Cortesía.

Aquellos días de paseo incluyó experiencias únicas como pasarla de lo lindo en Ponderosa Adventure Park, en Liberia, ya que alimentó a una cebra y a una jirafa, animales que nunca había visto.

El pasado 1 de marzo doña Lucía, la mamá, cumplió años y Tomasito se lo celebró con un sabroso queque en compañía de la que se ha convertido en un ángel para este pulseador, su maestra de la escuela, la niña Neftis Aguilar, quien a pesar de que ya no lo tiene como alumno, lo sigue acompañando y apoyando en todo lo que necesita.

Todo el paquete de graduación de Tomasito, quien vivió un día muy especial el 20 de noviembre anterior. Cortesía.
Todo el paquete de graduación de Tomasito, quien vivió un día muy especial el 20 de noviembre anterior. Cortesía.

Si alguien quiere apoyar económicamente a Tomasito y a su mamá, debe recordar que solo hay una página oficial en Facebook y la encuentra con este nombre: “Tomas en Costa Rica - Pagina Oficial” Es por este medio que puede hacer los contactos para que le eche el hombro al querido Chapintico.