Rocío Sandí.Hace 4 días

Varios trabajadores de Acueductos y Alcantarillados (AyA) están bajo la lupa porque habrían manipulado documentos para cobrar viáticos cuando no les tocaba.

El posible chanchullo salió a la luz cuando el AyA hizo una auditoría y comparó los horarios reportados en formularios por los colaboradores con la información de los GPS y de otro sistema que tienen los carros oficiales en lo que ellos se movilizan.

Varios trabajadores habrían registrado datos falsos. Foto: Jeffrey Zamora.
Varios trabajadores habrían registrado datos falsos. Foto: Jeffrey Zamora.

Una fuente de Acueductos le dijo a La Teja que los empleados en cuestión algunas veces habrían reportado que salieron a hacer recorridos de trabajo antes del momento en el que de verdad comenzaron o dijeron haber vuelto después de la hora real de regreso.

Esto porque sabían que, si informaban la verdad, no podían cobrar viáticos.

“Para que les paguen el almuerzo deben salir a hacer trabajo de campo a las once de la mañana o antes y regresar después de las dos de la tarde. En cuanto al desayuno, para que tengan derecho a esos viáticos, deben salir de la institución antes de las seis de la mañana y regresar después de las ocho”, contó la fuente.

Esa misma persona especificó que el monto que les dan a los colaboradores por un almuerzo es de ¢5.150 y por el desayuno ¢3.605. También hay un rubro llamado “expensa”, que les dan cuando salen a trabajar a esas mismas horas (antes de 6 a.m. y 11 a.m.), pero se movilizan a menos de diez kilómetros de la oficina, en esos casos el AyA les cubre un 70% del costo del almuerzo o el desayuno.

Plata fácil

Hay un funcionario que alterando sus horarios reales se habría echado a la bolsa al menos ¢250 mil, otro agarró ¢180 mil y otro ¢164 mil. Extraoficialmente se supo que los pagos indebidos son de varios millones de colones.

Los jerarcas de AyA están investigado el supuesto chanchullo. Foto Jeffrey Zamora.
Los jerarcas de AyA están investigado el supuesto chanchullo. Foto Jeffrey Zamora.

La Teja le consultó sobre el tema al AyA desde antes de Semana Santa, se pidió hablar con un vocero para saber detalles sobre la investigación, por ejemplo: ¿cuántos trabajadores están siendo investigados?, ¿cuánta es la plata que habrían recibido de forma indebida?, ¿qué acciones se tomarán contra ellos si se confirma el chanchullo?

Este miércoles 7 de abril, el departamento de prensa respondió por medio de un correo electrónico.

“Hemos trasladado su solicitud a la Dirección Jurídica del AyA, la cual ha indicado lo siguiente: ‘Toda investigación disciplinaria y/o de cobro administrativo es absolutamente confidencial, de conocimiento únicamente de las partes interesadas o involucradas, funciona así tanto en vía administrativa como judicial, por lo que resulta improcedente brindar la información que solicitan’”.

La institución deberá analizar también quiénes firmaron los formularios para el cobro de los viáticos y si ellos tienen responsabilidad en los supuestos pagos indebidos.

En enero del 2019, la junta directiva de AyA acordó que las jefaturas deben realizar cuatro veces al año un muestreo y un control de transporte de los funcionarios, con el fin de garantizar que el cobro de viáticos obedezca estrictamente a los registros dados por los dispositivos y sistemas de control de la institución.