Shirley Sandí.3 diciembre

La Policía de Tránsito tiene planificados, al menos, 37 operativos adicionales durante diciembre para frenar a los conductores que manejan pasados de tragos.

Los oficiales de tránsito estarán en todas atrapando jumitas. Foto de: Diana Méndez.
Los oficiales de tránsito estarán en todas atrapando jumitas. Foto de: Diana Méndez.

Caracterizado por ser un mes de fiestas navideñas y empresariales, en las que la gente toma mucho, los tráficos enfocarán sus esfuerzos en prevenir tragedias, sacando de circulación a quienes estén bajo los efectos del alcohol.

El director general de la Policía de Tránsito, German Marín Sandí, detalló que los operativos pueden ser de día o de noche, porque en esta época también hay muchas actividades cuando el sol no se ha ido.

Incluso, hay personas que abandonan los bares o los lugares de fiesta a las 6 o 7 de la mañana, por lo que conducen con sueño y en estado etílico.

El jerarca agregó que después del 25 de diciembre se realizarán operativos sorpresa en terminales de autobuses, para evitar que ningún chofer bajo la influencia del alcohol salga con pasajeros.

“Hasta el pasado 30 de noviembre teníamos 22 fallecidos en carreteras vinculados al alcohol al volante. El año pasado cerramos con 22, lo que quiere decir que ya igualamos la cifra de todo el 2018 y nos queda el mes posiblemente más complicado en esta materia, así que definitivamente es una prioridad en nuestro plan operativo”, señaló Marín.

Números alarmantes

Un total de 943 conductores fueron remitidos al Ministerio Público en lo que va del año (con corte a octubre) por conducir tomados.

En esos mismos meses, 1.260 pruebas de alcohol, de las más de 8.000 realizadas, dieron positivo, lo que representa un 16% del total.

De las positivas, 943 arrojaron resultados de ebriedad absoluta, es decir, el 75% son por niveles muy altos de guaro en la sangre.

Otros 167 evidenciaron alcohol en el organismo, pero con cantidades tan bajas que no implican una multa. Otros 150 arrojaron consumo de alcohol en buena cantidad.

La multa por conducir en estado de ebriedad es de ¢318.950,69 y acumula 6 puntos en la licencia. Además, se obliga al infractor a llevar un curso de reeducación vial durante una semana, y ganarlo con al menos un 80, si desean renovar la licencia.