Eduardo Vega.20 mayo
Doña Flor Blandón salió bien contenta con la comedera. Foto Jorge Castillo.
Doña Flor Blandón salió bien contenta con la comedera. Foto Jorge Castillo.

“Usted no tiene idea de la cara de felicidad de mi hija cuando le enseñé que entre la comidita que nos dieron venía lechita, también venían varios ‘Gerber’ y avena, que son cosas que le gustan muchísimo, pero que yo tenía casi dos meses de no poder comprar.

“Una como madre no logra encontrar las palabras para agradecer esta bendición que nos da Obras del Espíritu Santo. En verdad se lo digo, ya se nos había acabado la comida en la casa y como no puedo salir a trabajar no tenía con qué alimentar a mi hija”, aseguró con un nudo en la garganta doña Elena Patricia Espinoza

Ella nos contó que trabaja vendiendo todo lo que se pueda vender en las calles de San José, pero desde que llegó el coronavirus al país, a principios de marzo pasado, no sale a ganarse los cinquitos, para evitar contagiarse y contagiar a su amada hija Bryanna Ríos, de cinco años y además porque las ventas están muy malas.

El padre Sergio se cuadró a entregar la comidita a la gente que llegó desde bien temprano. Foto Jorge Castillo.
El padre Sergio se cuadró a entregar la comidita a la gente que llegó desde bien temprano. Foto Jorge Castillo.
Doña Lucía Segura, vecina de Tres Ríos, ocupaba una tercera mano para poder cargar todo lo que le dieron. Foto Jorge Castillo.
Doña Lucía Segura, vecina de Tres Ríos, ocupaba una tercera mano para poder cargar todo lo que le dieron. Foto Jorge Castillo.

“Le agradezco al padre Sergio (Valverde) porque realmente nos cumplió. Yo le pedí hace varios días que por favor me ayudara con comida, no le pedí plata, le pedí comida porque teníamos hambre y él nos llamó para darnos la bendición. Tener hambre y no tener comida es duro, pero tener hambre, no tener comida y que tu hijo te pida comida, eso es desgarrador”, explica doña Elena.

Campaña salvadora

Ante la situación sanitaria y económica que vive nuestro país, por la presencia del COVID-19, la Asociación Obras del Espíritu Santo, respetando de forma estricta las medidas sanitarias recomendadas por el Ministerio de Salud, ha redoblado sus esfuerzos para luchar contra el hambre y el dolor que viven las familias en alto riesgo social.

Doña Luisa Solano, de 80 años, no cabía de la contentera por la ayudita. Foto Jorge Castillo.
Doña Luisa Solano, de 80 años, no cabía de la contentera por la ayudita. Foto Jorge Castillo.

Por eso, explica el padre Sergio, que los albergues, guarderías, centros de cuido, comedores, programas familiares, atención de indigentes en las calles, entre otros, se mantienen abiertos todos los días para ayudar a más de 100.000 personas que forman parte de obra, la cual ha aumentado bastante desde que el coronavirus llegó al país.

¿Se lo aguanta? Parece que le está preguntando el padre Sergio a don Carlos Clarke, quien tiene 72 años y es vecino de Cristo Rey. Foto Jorge Castillo.
¿Se lo aguanta? Parece que le está preguntando el padre Sergio a don Carlos Clarke, quien tiene 72 años y es vecino de Cristo Rey. Foto Jorge Castillo.

Obras del Espíritu Santo tiene activa su campaña “Días de la solidaridad”, la cual espera que usted haga su donación de alimentos en los lugares autorizados como Peri, Walmart, Super Compro, AMPM, Fresh Market, Saretto, Pequeño Mundo, Ekono y la Universal.

También puede dejar su donación en los restaurantes KFC, Subway, Pizza Hut, Taco Bell, Spoon y Burger King.

Mientras esperaban a ser llamados para darles el diario les dieronm pollito porque pancita llena, corazón contento. Foto Jorge Castillo.
Mientras esperaban a ser llamados para darles el diario les dieronm pollito porque pancita llena, corazón contento. Foto Jorge Castillo.

Si usted no quiere ni moverse de su casa para evitar exponerse al contagio, pero desea hacer su donación de dinero, entonces puede usar el teléfono 8367-7000 para transferencias Sinpe Móvil.

“Para fortalecer nuestra campaña de recolección de alimentos, contamos con marcas solidarias de la Alegría que por mucho tiempo han caminado con nosotros.

Nadie salió con la manos vacía, por el contrario, salieron cargados a dos manos. Foto Jorge Castillo.
Nadie salió con la manos vacía, por el contrario, salieron cargados a dos manos. Foto Jorge Castillo.
Volvió la alegría

Otra mamita agradecida es doña Flor Blandón, quien vive en barrio México, tiene tres hijos, un nieto y a su esposo, que es agente de seguridad, lo despidieron hace un mes.

“En estos tiempos de cuarentena y sin trabajo, lo primero que se acaba es la comida.

Tres mil diarios repartió Obras del Espíritu Santo en Cristo Rey. Foto Jorge Castillo.
Tres mil diarios repartió Obras del Espíritu Santo en Cristo Rey. Foto Jorge Castillo.

“Le soy sincera, ya yo no sabía para dónde agarrar, por eso, un día que el padre Sergio pasó a la zona roja de barrio México le pedí que me ayudara con alimentos y me dijo que apuntara la lista de las familias, entonces rapidito le di el papel con seis familias. La verdad, no tenía mucha fe, pero el padre Sergio no me falló.

“Volvió la comida a mi casa, hace unes no teníamos casi nada para comer. Uno con hambre con arrocito y los frijoles la va pasando, pero es que esto que nos dio el padre tiene mucho más. No sé con qué pagarle tanta ayuda, tenía muchos días de no sentirme feliz, hoy volví a sonreír, hoy se me acabó el hambre”, nos comentó doña Flor.

Doña Rosa Vargas, vecina del barrio Los Ángeles en San José, diay, nada más que decirle a la foto. Foto Jorge Castillo.
Doña Rosa Vargas, vecina del barrio Los Ángeles en San José, diay, nada más que decirle a la foto. Foto Jorge Castillo.