Bryan Castillo.18 agosto
Esteban y Andrea son de San Pedro y de momento les ha ido bien. Foto: Archivo.
Esteban y Andrea son de San Pedro y de momento les ha ido bien. Foto: Archivo.

Ya tenemos seis meses en esto y nos ha ido bien, di obviamente hay días muy malos.

Primero era yo (Esteban de 29 años, no reveló su nombre completo por motivos personales) el que iba a hacer las entregas y hasta hace un mes me acompaña mi esposa (Andrea de 27 años).

(Habla Esteban) Me quedé sin trabajo en enero, era cocinero en un restaurante, el mundo se me vino abajo porque mi esposa tenía ocho meses de embarazo, pensar en no trabajar no era una opción.

Por dicha tenía esta moto (una Katana SMX 200) me fui a inscribir en Uber y una semana después ya estaba entregando comida.

Los dos primeros meses trabajaba quince horas para hacer más plata pero me estaba matando solo, mi esposa estaba en la casa con mi suegra y no compartía nada con ella durante esos últimos meses.

6 meses tiene el hijo de Esteban y Andrea

Cuando nació mi hijo fue más difícil porque cuando acompañaba a mi esposa debía estar con ella todo el día entonces no hacía nada de plata, por dicha nos fuimos acomodando hasta que pude salir más tiempo a repartir comida.

(Habla Andrea) A principios de julio le dije a mi esposo que si no era más fácil que lo acompañara porque él me contaba que a veces era difícil encontrar parqueo y tenía que hacer muchas filas, él me dijo que sí y aquí andamos.

Somos de Alajuelita, salimos a las 8 de la mañana, luego a las 3 de la tarde él me lleva a la casa de mi mamá para hacerme cargo de mi hijo (de seis meses) y regresa como a las 6 de la tarde.

Todo esto lo hacemos por nuestro hijo porque no queremos que le haga falta algo, el otro año pienso meterme a estudiar para sacar el bachillerato para ver si puede conseguir un trabajo con un salario fijo porque aunque nos ha ido bien con Uber a veces el sol no brilla.