Nacional

Una bruja verdadera nos aconseja qué vestir, comer y a dónde no ir en Halloween

Por ningún motivo se ponga ropa roja o amarilla y cúbrase con aceite de oliva y sal las plantas de los pies y las manos

“Durante el 31 de octubre, incluso el 1° y 2 de noviembre, al ser citas con antepasados, fechas en que la cuales el velo, la barrera entre el mundo de los vivos y los muertos se abre, es bueno vestirse con colores oscuros, ojalá negro que es protección. Se debe evitar el color rojo y el amarillo, porque somos como un gran atractivo para los espíritus malignos”.

Una bruja costarricense de verdad, llamada Sally Castillo, nos regaló una entrevista para hablar del odiado y amado Día de Brujas (Halloween), una fiesta que nos llegó sin darnos cuenta desde Estados Unidos y que para muchos es nada más y nada menos que una fecha para rendirle culto al puritico pisuicas.

“No, el 31 de octubre no es un día del diablo, es un día, incluso desde una semana antes, en el cual los muertos pueden volver al mundo de los vivos. Y claro, como no hay barreras, también pasan para este lado los demonios, las almas mal portadas y sí, esos demonios pueden hacer grandes diabluras”, explica Sally.

- ¿Cómo comportarnos en Halloween?

Además de recordar con mucho cariño a nuestros muertos, eso incluye a las mascotas, es importante, para una mejor conexión con los que amamos pero ya no están, hacer un buen altar, eso los atrae.

- ¿Un altar?

¡Claro! En el altar colocaremos fotos de ellos (nuestros muertos), recuerdos de ellos, papelitos con el nombre del que ya no está si es que no tenemos foto. Lo que guardamos de los seres amados se puede poner en el altar porque guarda la energía y la esencia de la persona. Ese altar debe tener velas, ojalá negras o blancas, también frutas, pan, sal, manzana y granadilla, porque representan frutos de vida y muerte y son ideales en un día en que hay unión entre el reino de vivos y el de muertos.

- ¿Podemos andar tranquilos por cualquier lado?

Se deben evitar los lugares cargados de energías negativas, como hospitales y clínicas. Si ya es obligatorio, pues vamos, pero bien protegidos. Eso no incluye los cementerios, ahí no hay tanta carga de energía negativa como mucha gente podría pensar. Hay lugares muy oscuros que se pueden evitar. Evitar irse a casas lejanas a hacer fiestas, mejor prevenir que lamentar.

- ¿Cómo andar bien protegidos?

No podemos olvidar que son días oscuros, de puertas ancestrales abiertas, por eso recomiendo la llave de san Benito, la gente tiene medallas y otras formas de llevar a san Benito, pero la protección ideal es la llave, porque cierra y abre, pone candado.

- ¿Otra protección?

Hay una protección que se puede usar todo el día o solo para dormir, no hay que descuidarnos ni cuando estamos acostados, hablo de mezclar aceite de oliva extravirgen con sal gruesa, eso se pasa por las plantas de los pies y las manos, es una gran protección.

- ¿Qué hago si no salgo de la casa?

En casa sería ideal encender inciensos como mirra, sándalo o de tilo, por ejemplo, o bien quemar hierbas en la casa como juanilama, romero, menta, tomillo. Sirven porque son olores que atraen a quien amamos en el pasado, los invita a venir.

- ¿Se puede comer de todo en Noche de Brujas?

Casi de todo. Es importante darle importancia a frutas como la manzana, en general a todas las frutas. La carne es mejor comerla a la parrilla, no sudadas ni cargadas de salsas que podrían afectarnos la salud y dejarnos vulnerables en estos días oscuros que van del 31 de octubre al 21 de diciembre.

- Para una bruja real, ¿qué significa el 31 de octubre?

Festejamos el festín de los muertos, el banquete con los del más allá, con los que se nos adelantaron. Hay que aprender a perderle el temor a la muerte, aprender a vivir pensando que la muerte nos brinda la oportunidad de un nuevo inicio. Es una noche con la posibilidad de contacto con nuestros fallecidos, es ideal para renovarles el cariño.

- ¿Para qué más sirve el 31 de octubre?

Es una noche perfecta para las limpias energéticas y las limpias de nuestras casas.

Para eso podemos hervir agua a la que se le agrega sal marina, romero, manzanilla, gotitas de sándalo, hojitas de guayaba y la dejamos reposar, cuando se enfríe le sacamos las hojas y las ponemos en una zona verde, en una macetera, nunca botarlas a la basura. El agua la vamos echando por toda la casa, de adentro hacia afuera, como cuando se barre, precisamente, para barrer y limpiar toda maldad.

La limpieza personal es más profunda, depende de cómo esté nuestra energía, si estamos tristes, decaídos, si tenemos ganas de llorar estos días, si nada nos sale bien. Es una limpieza muy delicada, no hay receta para esa limpia, cada persona tiene la suya.