Karen Fernández.18 enero
Milena Carmona, cayó en una alcantarilla de Coronado el pasado 26 de diciembre y se golpeó las costillas y la espalda. Foto: Cortesía.
Milena Carmona, cayó en una alcantarilla de Coronado el pasado 26 de diciembre y se golpeó las costillas y la espalda. Foto: Cortesía.

Milena Carmona iba en su carro hacia la casa el 26 de diciembre. Eran las 10:15 de la noche y oyó un ruido que la hizo detenerse para ver de dónde provenía.

Paró el carro frente al Liceo de Coronado, se bajó del lado del conductor y rodeó por detrás para revisar por el lado de las llantas y al dar un paso más se fue por completo en una alcantarilla sin tapa.

“El lugar no estaba bien iluminado y mientras caminaba no vi que le faltaba la tapa a la alcantarilla y quedé completamente cubierta (mide 1,58 metros) y con aguas negras hasta la altura de las rodillas”, explicó la coronadeña.

La alcantarilla aún se encuentra sin tapa luego de 22 días del accidente. Foto José Cordero
La alcantarilla aún se encuentra sin tapa luego de 22 días del accidente. Foto José Cordero

Para su fortuna iba acompañada por su hija Nayeli Salazar, de 18 años, quien llamó al 9-1-1. Sin embargo, en ese momento la ambulancia estaba atendiendo otra emergencia, así que a como pudo la sacó y se la llevó para la clínica de Coronado, a unos 200 metros de ahí.

En la clínica le sacaron placas, pero como olía horrible, dice que la doctora ni la tocó, solo vio los resultados, le mandó una inyección antitetánica y para la casa.

“Perdí mi celular en la caída, por lo que no podía pedir ayuda, si no hubiese estado mi hija, no sé qué habría pasado”, dice Milena.

La primera semana y media aún se apreciaba un morete en el costado derecho de Carmona. Foto: Cortesía
La primera semana y media aún se apreciaba un morete en el costado derecho de Carmona. Foto: Cortesía
Sin solución

Como eran los últimos días de diciembre, Milena esperó a que volvieran a trabajar en la Muni para presentarse a hacer el reclamo el 6 de enero; le pidieron mandar un correo a la Contraloría de servicios de la institución y a la fecha aún no le solucionan.

Ella pidió la reposición de su celular (un Samsung Note 10 plus), un pantalón Levi’s nuevo y sus tenis Nike, que quedaron inservibles.

Carmona debió botar su ropa nueva por el olor y contaminación con aguas negras. Foto: Cortesía
Carmona debió botar su ropa nueva por el olor y contaminación con aguas negras. Foto: Cortesía

Además pide cobertura de gastos médicos para su atención pues desde la caída no aguanta el dolor de espalda y de las costillas del lado derecho.

Milena trabaja como agente de ventas independiente, por servicios profesionales, y el accidente le ha impedido laborar.

Y, por supuesto, pide que la muni coloque cuanto antes la tapa para que nadie más caiga en el hueco.

Milena afirma que la única respuesta recibida hasta ahora fue de Steven Mena, director de la Unidad Técnica de Gestión Vial quien le indicó: “Estamos tomando nota para colocar la parrilla del tragante, tenemos este problema en todo el cantón. Durante el año 2019 se reportó una gran desaparición de tapas de parrillas, se las roban para venderlas como chatarra”.

Aún hoy tiene marcas de la caída en la pierna izquierda. Foto: Cortesía
Aún hoy tiene marcas de la caída en la pierna izquierda. Foto: Cortesía

La Teja fue este 17 de enero al Liceo de Coronado y la alcantarilla sigue destapada. Llamamos a Steven Mena y nos indicó que solo desde el despacho del alcalde podían dar declaraciones a la prensa.

Llamamos al alcalde Rolando Méndez a su celular y le enviamos mensajes vía WhatsApp, pero al cierre de edición no había respondido.

¿Qué hacer?

Consultamos al abogado especialista en derecho empresarial, tributario y financiero Ismael Cubero y nos indicó que según los artículos 190 y 191 de la Ley General de Administración Pública, el Estado es responsable por acción u omisión de velar por las buenas condiciones de espacios públicos como las aceras, por ejemplo, y que de no cumplir dicha responsabilidad se expone a un proceso en el Tribunal Contencioso Administrativo.

Para ello el afectado deberá presentar pruebas como fotos, testigos, especificar si era de día o de noche, los dictámenes médicos por su atención y, en caso de que adquiriera una enfermedad por la exposición a las aguas negras, la responsabilidad sería aún mayor, aclaró el abogado.

La lucha puede tomar unos cinco años.

Otra caída

Jacklyn Mooke y su familia vivieron una situación similar a la de Milena hace 12 años, cuando pasaban, incluso con un coche con un bebé, por una acera costado este de la taquería Costa Rica, en Hatillo.

Cicatriz que le dejó en la frente la caída a una alcantarilla al joven James Eduardo Díaz.
Cicatriz que le dejó en la frente la caída a una alcantarilla al joven James Eduardo Díaz.

En esa oportunidad había una alcantarilla sin tapa y Eduardo Díaz cayó en ella junto con su bebé James Díaz.

Eduardo sufrió una exposición de hueso en una pierna y el niño se golpeó la frente y le quedó una cicatriz.

Luego de que el caso se publicó en La Teja, Acueductos y Alcantarillados mandó a tapar el hueco de inmediato.

La familia lo que optó en aquella oportunidad fue por interponer un recurso de amparo, el cual no prosperó, pues fue rechazado.

Ellos no recibieron compensación por los daños.