Shirley Sandí.26 marzo

La Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines (Cacore) estima en 109.000 los despidos en ese campo debido al cierre de 7.980 restaurantes por la crisis que trajo la pandemia del coronavirus Covid-19.

Esta cifra representa el 42% del total de bares, sodas y restaurantes que hay en el país.

El restaurante Fogo fue uno de los que anunció su cierre este jueves.
El restaurante Fogo fue uno de los que anunció su cierre este jueves.

Uno de los locales que anunció este jueves su cierre fue Fogo Rodizio & Steakhouse, en Sabana norte y con 15 años abierto.

De acuerdo con Pedro Soto, socio propietario, se hace difícil sostener el negocio debido a las pocas ventas, que de una semana para otra bajaron en un 90%, y se han mantenido bajas todo marzo.

“Es insostenible pagar alquiler, planilla, servicios si no generamos ventas, por lo que lamentablemente tomamos la dura decisión de cerrar”, explicó Soto, quien indicó que 35 familias se quedarán sin ingresos.

Soto publicó en sus redes sociales que no pudo llegar a un acuerdo con los dueños del local para que nos les cobraran los tres siguientes meses del alquiler y que para ellos es imposible pagar ahora el 50% del valor que les pedían, que era 10 mil dólares (5,6 millones de colones).

Piden medidas urgentes

La Cámara Costarricense de Restaurantes solicitó una pausa de 24 meses en el pagos en bancos para no verse obligados a despedir más gente e ir a la quiebra.

Pese a la situación por la que atraviesan, los comerciantes aseguran que continúan reteniendo personal y evitando la aplicación de reducción de jornadas todo lo que se pueda, como lo demuestra una encuesta realizada a empresarios de ese campo.

“El hecho de que el 48.82% de los restaurantes en el país operan parcialmente, aun cuando deben acatar la directriz de mantener una ocupación del 50%, denota el esfuerzo de los empresarios de este sector para sostenerse pese a la caída de las ventas y las adversidades producto de las medidas para prevenir y mitigar el covid-19.

"La mayoría de estos negocios, un 88.24%, son micro, pequeñas y medianas empresas, quie claman al Gobierno por más, mejores y prontas acciones”, dijo Clemencia Palomo Leitón, miembro de junta directiva de CACORE.

Estamos en vivo en la Conferencia de Prensa sobre el Informe Estado del Sector Restaurantes y Afines por la crisis del COVID-19. Una vez finalizada la conferencia, los periodistas nos podrán enviar sus consultas por este medio o por el Whatsapp 8848-0405, con su nombre y el del medio. Una vez los periodistas finalicen sus consultas, los agremiados nos podrán mandar sus consultas por este medio o por el Whatsapp 8848-0405, con su nombre, nombre de empresa y provincia. ** Atención periodistas, todos recibirán el comunicado directo a sus correos a las 9:30 a.m.

Posted by Cámara Costarricense de Restaurantes on Thursday, March 26, 2020

La encuesta aplicada el 24 de marzo indica que aun con la situación de crisis que vive el país, en que una gran parte de la población se encuentra confinada, el 51.81% de los dueños y gerentes de restaurantes no han realizado despedidos de personal y el 48.80% no han aplicado la reducción de la jornada laboral en la mitad.

Al preguntarles cuántas personas han sido suspendidas temporalmente de contratos, el 60.95% que respondió haberlo aplicado, predominantemente en los negocios que tienen entre 1 y 15 trabajadores.

Jorge Figueroa Vásquez y Clemencia Palomo Leitón, de la Junta Directiva de CACORE, solicitaron una moratoria de 24 meses para pagos a los bancos. Foto: Captura de pantalla del Facebook de Cacore
Jorge Figueroa Vásquez y Clemencia Palomo Leitón, de la Junta Directiva de CACORE, solicitaron una moratoria de 24 meses para pagos a los bancos. Foto: Captura de pantalla del Facebook de Cacore

Jorge Figueroa Vásquez, miembro de junta directiva de CACORE, aseguró que los empresarios están haciendo todo lo posible por retener al personal, pero si no obtiene más ayuda es probable que despidan a más gente.

“Realmente estamos luchando contra viento y marea”, Jorge Figueroa Vásquez, miembro de Junta de CACORE.

La Cámara pidió bajar las tasas de interés, que las asociaciones solidaristas sean intermediarias de créditos, pausa en el pago de patentes e impuestos municipales y perdonar tres pagos de servicios públicos, entre otros.