Nacional

(Video) Católicos recibieron la cruz de ceniza para iniciar un tiempo de perdón y conversión

La Cuaresma son 40 días de preparación para la Semana Santa

Escuchar este artículo

“Ayunemos para socorrer a los que ayunan de forma permanente porque no tienen qué comer”.

Este fue uno de los mensajes que dio el arzobispo de San José, monseñor José Rafael Quirós, en la celebración del Miércoles de Ceniza que se llevó a cabo en la catedral metropolitana.

Decenas de fieles se hicieron presentes en la misa de 8 de la mañana para participar así en la imposición de la cruz de ceniza y el inicio de la Cuaresma, un tiempo en el que la comunidad católica es invitada a intensificar la oración, a sentir arrepentimiento por los pecados y a practicar la caridad con los demás.

“Recordemos que la Cuaresma es un itinerario, a través del cual nos preparamos para la celebración de la Pascua. En este tiempo de 40 días estamos llamados a la conversión y a tener actitudes muy claras de arrepentimiento, de perdón y en el que debemos estar dispuestos a tener un cambio en nuestra vida espiritual", expresó el arzobispo.

Con respecto a la caridad, monseñor Quirós agregó que al ser solidarios con quienes lo necesitan, estamos tocando el rostro de Jesús.

“La palabra nos dice que seremos juzgados sobre el amor, si acogemos al que no tiene techo y alimentamos al hambriento tendremos una conversión personal, que nos llevará a un cambio social, porque así la sociedad estará mejor”, manifestó.

En cuanto a la confesión, el obispo invitó a los creyentes a aprovechar los horarios especiales que habrá en los templos.

“La reconciliación nos permite tener el alma en paz y así seguir el camino a la Semana Santa más preparados y con un corazón más dispuesto, renovado y transparente ante el Señor”, comentó.

Crecer en la fe

Al templo josefino llegó Carolina Castillo y su novio Juan Pablo Chavarría, ambos vecinos de Desamparados.

Carolina usó un velo durante la misa y para ella el tiempo de la Cuaresma es muy importante, porque le permite examinar sus actitudes y analizar si debe cambiar su vida para ser una mejor cristiana.

"El velo lo dejé de usar hace unos días porque no me había confesado, pero pude confesarme antes de venir a la misa de la imposición de la ceniza y por eso lo uso de nuevo. Para mí es muy importante participar de estas actividades, porque me permiten crecer en la fe.

“Además, el portar una vestimenta modesta para mí es un signo de lo que quiero a nivel espiritual y de agradecimiento, porque gracias a Dios me he curado de muchos problemas de salud y puedo dar testimonio de lo que ha hecho el Señor en mí”, expresó.

Otra que participó en la celebración fue Seidy Godínez, quien llegó desde Alajuelita con su nieto Santiago Castillo, de 3 añitos. El pequeño observó atentamente al sacerdote Germán Rodríguez, mientras le hacía la cruz de ceniza en su frente.

“Es muy importante que ellos, desde que son niños, participen en las actividades de la iglesia”, comentó.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.