Karen Fernández.19 enero

Más de 20 investigadores de las universidades públicas de Tiquicia han estado breteando en una prueba de saliva con la cual diagnosticar más rápidamente si una persona tiene covid-19 o no.

Cuando el resultado es negativo la muestra es roja y amarilla cuando se es positivo por covid-19. Foto: Cortesía
Cuando el resultado es negativo la muestra es roja y amarilla cuando se es positivo por covid-19. Foto: Cortesía

Los científicos le han puesto bonito durante un mes para terminar el primer prototipo, que en este momento están verificando por medio de análisis de laboratorio, fuera de un organismo vivo, mediante el uso de genes sintéticos diseñados por la Universidad de Costa Rica (UCR) y que ha arrojado resultados muy positivos.

“Los primeros resultados muestran que las pruebas lograron una sensibilidad del 94.4 % (capacidad de la prueba para detectar la enfermedad) y una especificidad del 100 % (exclusión de los individuos sanos). Los porcentajes obtenidos son muy altos. Esto significa que la prueba tiene gran potencial para ayudar al diagnóstico del covid-19”, manifestó el doctor German Madrigal, director del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar), de la Facultad de Farmacia de la UCR.

Más baratas

Los científicos nacionales diseñaron genes sintéticos de SARS-CoV2 y saliva artificial para contrarrestar los resultados con la prueba PCR, ambas deben dar el mismo resultado. Si superan esta fase y dos más pendientes, en pocos meses la UCR podría compartir los resultados obtenidos con la Caja y el ministerio de Salud para su producción.

Estas pruebas podrían ser hasta un 70% más baratas que las PCR.

¿Cómo funciona? Se toma una muestra de saliva de la persona, incluso ella misma podría tomarla en un recipiente estéril como el de recoger las heces u orina, sin exponer al personal de Salud. Luego se calienta a 95 grados celsius y se obtienen los resultados en una hora, sin tener que pasar por un laboratorio u equipos especializados.

La prueba no necesita equipos y personal especializado para tomar y procesarla, lo que la hace más barata. Foto: Cortesía
La prueba no necesita equipos y personal especializado para tomar y procesarla, lo que la hace más barata. Foto: Cortesía

Si el resultado es positivo se pone amarillo y rojo si es negativo.

La idea es que esta prueba rápida complemente las PCR y le permita al país contar con más opciones disponibles.

La tercera fase de validación es elaborar un protocolo para desarrollar un estudio que use muestras reales de pacientes anónimos positivos por covid-19, previamente diagnosticados con la PCR. Si la prueba rápida realmente funciona, el resultado que arroje también debe ser positivo.

“En estos momentos nos estamos uniendo con colegas centroamericanos, porque ellos tienen un proyecto similar, solo que iniciaron de forma diferente. Ellos ya tienen los protocolos de pacientes y los permisos, pero no las pruebas. Nosotros tenemos las pruebas, pero no los protocolos y el permiso de estudio en pacientes. Entonces, con el vínculo se quiere que los países agilicen el camino y se efectúe una validación simultánea”, comentó el doctor Madrigal.