Karen Fernández.18 enero
Chonete, pañuelo y machete, unos elementos muy típicos para recibir a los recién nacidos en el Hospital San Vicente de Paul, Heredia. Foto: Cortesía
Chonete, pañuelo y machete, unos elementos muy típicos para recibir a los recién nacidos en el Hospital San Vicente de Paul, Heredia. Foto: Cortesía

Gorritos de Navidad, estrellas navideñas, chonetes, mamelucos con mensajes especiales... Esos son solo algunos de los trajes con los que, desde el 2018, reciben en algunos hospitales a los bebitos que nacen en días feriados.

Los días del padre y de la madre, el 1° de mayo, la Anexión del Partido de Nicoya y el 15 de setiembre, son algunas de las fechas especiales en las que los funcionarios de los hospitales Max Peralta de Cartago, San Vicente de Paúl en Heredia, el Escalante Pradilla de Pérez Zeledón, el de las Mujeres y el México, entre otros, han elegido para darle una bienvenida muy creativa a los recién nacidos.

Es el personal de cada centro médico el que se organiza y entre varios ponen la platica para diseñar los trajecitos típicos, navideños o de superhéroes.

Amante de manualidades

Jimmy Brenes, supervisor de enfermería del Servicio de Maternidad, y Dannys Fonseca, su secretaria, son los gestores de esta idea en el hospital Max Peralta de Cartago, entre ambos están pendientes de la fecha especial que sigue para empezar a planear cómo van a recibirlos.

“La idea es motivar a las familias y hacerlas sentirse bien mientras están en maternidad”, explicó Brenes.

Dannys Fonseca es la encargada de confeccionar los trajecitos con los que reciben a los bebitos en Cartago. Foto: Rafael Pacheco
Dannys Fonseca es la encargada de confeccionar los trajecitos con los que reciben a los bebitos en Cartago. Foto: Rafael Pacheco

A Dannys le encantan las manualidades, por eso no le importa sacrificar horas de sueño en la madrugada para coser la ropita.

En el 2018, para el 25 de diciembre, elaboraron 32 gorritos navideños; en el 2019, para el 15 de agosto, hicieron tarjetas con la foto de los bebés y sus huellitas para regalarle a las mamitas; para el Día del Niño se le dio un chilindrín a cada bebé y un chocolatico a las madres.

En la Navidad del año pasado se hicieron 22 estrellas para entregar los niños a sus padres.

Este fue el primer bebito que recibieron en la maternidad del Max Peralta la Navidad anterior. Foto: Cortesía
Este fue el primer bebito que recibieron en la maternidad del Max Peralta la Navidad anterior. Foto: Cortesía
Bien apuntados

Sindi Zúñiga, una enfermera obstetra, es la “madre” del proyecto en el hospital de Heredia.

“Empezamos en junio del 2018 para el Día del Padre, les regalamos la huellita de su bebé en un retablo con el mensaje ‘Feliz día papá’ y el nombre del niño. Así hemos ido evolucionando hasta que llegamos a los trajes”, explicó Zúñiga.

El primer traje que se hizo fue para el Día de la Madre del 2019, cuando le hicieron la capa y la diadema de la Mujer Maravilla a las mamitas. Para el Día del Niño ya les confeccionaron ropita especial a los recién nacidos.

“La promotora del proyecto fui yo, pero gracias a Dios conté con el apoyo de las compañeras y recolectamos los fondos para entre todos comprar la ropa y el refrigerio que les damos. Hacemos unos 20 trajes, porque son los nacimientos que se dan en 24 horas”, agregó Sindi.

Fábrica de ropa
La fábrica tiene 68 años y allí se confecciona la ropa de los pacientes y personal de la Caja. Evelyn Padilla es una de ellas. Foto Alonso Tenorio
La fábrica tiene 68 años y allí se confecciona la ropa de los pacientes y personal de la Caja. Evelyn Padilla es una de ellas. Foto Alonso Tenorio

Como la idea ha ido tomando fuerza entre el personal de los distintos hospitales, en la fábrica de ropa de la Caja Costarricense de Seguro Social ya se apuntaron a la iniciativa y en esta Navidad diseñaron unos mamelucos que repartieron en el hospital de las Mujeres y el México.

La creativa en este caso es Lubia Valverde, la diseñadora industrial, a quien le cuentan la idea de qué es lo que quieren y ella, primero lápiz en mano, comienza a hacer los trazos que luego serán convertidos en trajes por las 43 costureras que trabajan en el lugar.

Una de ellas es doña María Isabel Herrera, quien tuvo la oportunidad de hacer la ropita de este diciembre, que era un mameluco, gorritos y un babero. Ella estaba muy contenta de ayudar con dicho proyecto.

Costurera de la fábrica de ropa de la CCSS cuenta su testimonio

“Muy orgullosa de mi trabajo, siempre deseando que esos pequeñitos sean recibidos con amor y que sus madres se motiven mucho”, aseguró Herrera.

En la Navidad pasada, en el hospital de Heredia les pusieron un trajecito y alistaron un rincón especial para la foto del recuerdo. Cortesía
En la Navidad pasada, en el hospital de Heredia les pusieron un trajecito y alistaron un rincón especial para la foto del recuerdo. Cortesía