Shirley Sandí.1 agosto, 2019

A simple vista se trata de una pareja de lapas enamoradas que se pasan comida por los piquitos.

Pero lo que menos sospecha la gente que las ve es que son una pareja homosexual.

Pareja de lapas macho que se encuentra en Zoo Ave.
Pareja de lapas macho que se encuentra en Zoo Ave.

Se trata de dos lapas rojas oriundas de Costa Rica, que habitan en el centro de rescate Zoo Ave. Son dos machos, que no tienen nombre y que están en una zona de aislamiento para reproducción junto con otras aves.

También hay una pareja de hembras, azules y oriundas de Suramérica, las cuales pasan en un puro coqueteo.

Ronald Sibaja, especialista del Zoo Ave, explicó que en los 30 años que lleva de laborar en ese sitio vio varios casos de parejas con este comportamiento sexual, sobre todo en las lapas en cautiverio.

“Se trata de dos machos que incluso copulan y tratan de aparearse. Son parejas que llevan mucho años juntas, incluso pensamos que eran hembra y macho, pero cuando observamos que entraban y salían del cajón sin resultados, es decir, que no ponían huevos, les hicimos exámenes de ADN y resultaron ser dos machos", explicó.

Estas parejas homosexuales tienen 25 años de estar juntas cortejándose y se demuestran amor pegando los piquitos y entrelazando las plumas de las alas.

”Ellos tienen un comportamiento de pareja, interactúan, se pasan comida de pico a pico, regurgitan (expulsan por el pico, comida que ya habían tragado para darle a otra ave), se acicalan, se hacen piojito, cariñito, donde come uno, come el otro”, indicó el experto.

En el caso de las parejas de hembras también se meten a la cajita y ponen seis huevos, aunque son huevos infértiles por crearlos ellas solitas, sin el intercambio con un macho.

(Video) En el Zoo Ave hay dos parejas de lapas con gustos sexuales diversos

Mientras que las parejas heterosexuales ponen de uno a tres huevos por año, de donde nacen dos pichones.

El experto señaló que se trata de lapas que desde pequeñas están juntas y quizás no aprendieron a reconocer el sexo opuesto, por eso se tratan de dar comida por medio de los picos, como lo hacen las parejas heteros.

A simple vista cuesta mucho reconocer el sexo de una lapa, a veces la hembra tiene un poquito más grande la cabeza que el cuerpo, pero para tener certeza solo se puede mediante la prueba de ADN.

Los loros son monógamos, o sea, tienen una pareja para toda la vida, y solo si muere esa pareja es posible que se consigan a otro enamorado. Ellas escogen de la bandada mediante atracción natural, como si Cupido las flechara en pleno vuelo.

Las lapas son sexualmente maduras luego de seis años y en cautiverio pueden vivir unos 40 o 50 años.

Homosexualidad común

El biólogo y catedrático de la UCR, Gustavo Gutiérrez, aseguró que la homosexualidad en los animales es más común de lo que creíamos.

Este especialista en monos indicó que hay muchas investigaciones en macacos (originarios de Asia) que lo demuestran.

“Como dice un colega, no es posible que este comportamiento en primates no humanos sea irrelevante para la evolución, debe tener un significado. Los genes se deben transmitir a las siguientes generaciones”, Gustavo Gutiérrez, biólogo.

“Siendo yo estudiante se decía que estas eran anomalías aberrantes, pero todo eso cambió en el año dos mil con el libro Exuberancia biológica, el cual da muchos ejemplos de especies que demuestran su homosexualidad.

"En algunos estudios se ha concluido que por haber exceso de machos esto favorece dicho comportamiento, pero en otras puede ser por placer”, aseguró el especialista.

Precisamente, este mes de julio que recién terminó, el zoológico de Múnich, en Alemania, participó de la semana del orgullo gay, explicando a sus visitantes que el amor entre individuos del mismo sexo también existe en el reino animal, gracias a sus pingüinos, jirafas y leones.

El zoo de la ciudad alemana puso en el foco la vida íntima de sus criaturas para promover la tolerancia entre los humanos y dieron a conocer que las jirafas son bisexuales, ya que el 90% de sus actos sexuales son así.

Juan José Rojas, director del Centro de Rescate La Marina, en San Carlos, aseguró que este comportamiento se da mucho en las vacas en celo, pues una se monta sobre otra como un instinto dominante, pues es la más fuerte la que se encarama y la otra lo permite.

Casos famosos

En Alemania se hicieron populares los pingüinos, 'Z' y ‘Vielpunkt’, del zoológico de Bremerhaven. Ambos se hicieron cargo en 2009 de un polluelo rechazado por sus padres, al que alimentaron con la papilla de pescado que regurgitaban alternativamente. Lo asearon y le dieron calor hasta que se hizo adulto.
Otro dúo famoso es el de los flamencos ‘Carlos’ y ‘Fernando’, que en 2007, desesperados por formar una familia -llevaban juntos seis años-, empezaron a robar huevos en un zoo de Slimbridge, en Gloucestershire (Inglaterra). Afortunadamente para ellos, una pareja hetero se desentendió de un pollo que ellos adoptaron.
Esta es la pareja de lapas azules conformada por dos hembras.
Esta es la pareja de lapas azules conformada por dos hembras.