Yenci Aguilar Arroyo.13 junio
A la soda aún no se le da el uso para el cual fue construida. De momento allí se realizan talleres y capacitaciones. Casa Presidencial.
A la soda aún no se le da el uso para el cual fue construida. De momento allí se realizan talleres y capacitaciones. Casa Presidencial.

Renato Alvarado, ministro de Agricultura y Ganadería, compareció este jueves ante los diputados para referirse a la construcción de una lujosa soda y a un archivo, los cuales costaron, aproximadamente, $2 millones (¢1.174 millones) entre los dos.

Alvarado se presentó ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público, donde justificó que las obras no fueron aprobadas y ejecutadas durante su gestión.

Las construcciones se entregaron el 23 de abril del año pasado y desde entonces las instalaciones de la soda se utilizan para brindar talleres y capacitaciones. En este momento se realiza una licitación para contratar a la empresa que administraría el establecimiento.

La segunda: El 4 de noviembre del año pasado se realizó la primera comparecencia. En esa oportunidad asistió la viceministra Ana Cristina Quirós.

El jerarca manifestó que el dinero se aprovechó en otros trabajos, como la colocación de un elevador, así como unos trabajos de infraestructura, donde se adquirió un terreno adicional que facilitara la salida de los funcionarios de la institución.

Este es un terreno aledaño al edificio de la soda, en el cual se construyó una salida lateral a ambos lados del edificio, pues autoridades del MOPT indicaron que la salida de los funcionarios era únicamente por la derecha.

El ministro se defendió ante los cuestionamientos.
El ministro se defendió ante los cuestionamientos.
Justificación

El ministro realizó un desglose de lo invertido en los diferentes trabajos realizados y manifestó que su intención es resguardar el bien público y el gasto.

“En el edificio de la soda se invirtieron ¢479 millones, en el archivo ¢45 millones, en el elevador ¢46 millones, en el equipamiento de la cocina ¢134 millones y en las obras de infraestructura ¢213 millones”, destacó el jerarca.

Alvarado justificó que las obras se aprobaron en la administración anterior.

“El archivo posee material valioso, como registros de agroquímicos que aún no están digitalizados y es nuestra responsabilidad tenerlos de forma adecuada, como recomienda la oficina de archivos”, dijo.

En cuanto a la soda, esta se hizo para albergar a más de 700 personas, entre funcionarios del MAG, así como productores o personas que acuden a la institución a realizar diversos trámites.

Posiciones diversas

La diputada Xiomara Rodríguez, del Partido Restauración Nacional lamentó el uso de recursos en una obra como estas, en momentos en el que país enfrenta una crisis.

“Don Renato fue claro en indicar que las obras no fueron autorizadas por su persona y destaco de su participación que él ha pedido investigar la aprobación de estos trabajos”, expresó.

La legisladora liberacionista Franggi Nicolás aseguró que es evidente que hay una red de cuido, para no develar quiénes son los responsables de la aprobación de estos trabajos.

“Me quedo con un sinsabor porque se denota que el proceso para la adjudicación de la soda no fue correcto. Pareciera que se quiere beneficiar a una empresa, que se sometió al proceso de contratación directa, cuando lo correcto era por licitación”, agregó.