Bella Flor Calderón.8 julio
Legítimo, son como separados al nacer. Foto Alonso Tenorio
Legítimo, son como separados al nacer. Foto Alonso Tenorio

En todos los viajes que Luis Alfonso Gómez ha hecho a México algo se ha repetido: lo confunden con Andrés Manuel López Obrador, que el 1 de julio fue elegido presidente de México en su tercer intento. Lo vacilan con eso, la gente se toma fotos y lo llama "Peje", como la dicen desde hace años al político.

Luis Alfonso, vecino de Limón, cuenta que desde la primera vez que pisó suelo azteca la gente le notó el enorme parecido y ahí comenzaron las anécdotas.

Gómez es un viejo conocido de La Teja. Lo presentamos en el 2007, cuando nos contó que por ponerse de chistoso lo prensaron más de dos horas en el aeropuerto de la Ciudad de México cuando iba en una excursión con sus ahijados al rancho de Vicente Fernández.

"Esa vez el policía me dijo lo parecido que era con el Peje, le pregunté quién era y cuando me explicó le dije que era mi primo hermano. Esa broma casi me cuesta el paseo que tenía planeado", recordó.

El policía mexicano se enojó porque le respondió con una broma, le dijo que lo estaban interrogando para ver si de verdad iba con ahijados o si era más bien un "coyote" que trataba de pasar gente de manera ilegal a Estados Unidos.

El Peje era entonces una figura muy conocida en México porque un año antes se había presentado como candidato presidencial y perdió. Siempre sostuvo que le habían robado la elección y que el presidente legítimo del país era él.

Miles de sus seguidores pusieron patas arriba la capital mexicana porque se tiraron a las calles a protestar.

En aquella ocasión, el buen humor de Luis Alfonso y las ganas de vacilar lo metieron en problemas, pero fue apenas la primera de muchas anécdotas que comparte con su amigo Jorge Arturo “Cañero” González, quien ha sido testigo de la popularidad no buscada que el tico encuentra en cada viaje al gran país del norte.

"Gemelo" tico del nuevo presidente de México espera conocerlo en su próximo viaje a México
¿Será o no será?

El Cañero cuenta que adonde van en México llaman la atención. La gente no les quita la mirada de encima. Los más curiosos se acercan y pregunta si es o no es. Algunos aventados se van a abrazarlo y se han llevado de recuerdo una firma porque don Luis nunca les aclara que él no es el veterano político nacido en Tabasco.

Los viajes por carretera son historias aparte. Cuando la gente ve a don Luis sigue el autobús y le tira besos. "Una vez iba un pick up cerca y la gente trataba de ver quién era, les levanté el pulgar y ahí nos siguieron un buen rato", cuenta el clon tico.

Cuando van a los palenques, restaurantes, redondeles de toros y a cualquier lugar público en México le es imposible andar tranquilo. Siempre hay alguien que se acerca para verlo o decirle que lo apoya.

Tal vez la anécdota más significativa la vivió en la plaza de toros Monumental de México, cuando en un espectáculo de charrería don Arturo Jiménez Mangas, una eminencia en la cría de toros de lidia, cruzó con su caballo de un extremo a otro de la plaza para asegurarse de si quien estaba sentado era López Obrador o no.

Don Luis Alonso no pierde la fe de tener de cerquita a su gemelo azteca. / AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA
Don Luis Alonso no pierde la fe de tener de cerquita a su gemelo azteca. / AFP PHOTO / ALFREDO ESTRELLA
Quiere conocerlo

Luis Alfonso es un enamorado de la comida mexicana y la música ranchera. Nos confesó que Cañero tiene un plan con el amigo que los ayuda con las excursiones al país del norte para ver si finalmente logra estar taco a taco con López Obrador para comprobar si el parecido es de verdad tan grande como se aprecia en las fotos.

Dice que hasta se atreverían a investigar si son familia, porque Luis tiene en México unos parientes de apellido Gómez, algo que explicaría la casualidad de que ambos son bajitos, tienen pelo canoso y morenos, algunos rasgos que hacen que la gente lo confunda con el mandatario de México que tiene 64 años, cinco menos que don Luis.

"Ahora que él (Andrés Manuel) ganó las elecciones me vacilan más, en especial los que conocen las historias me dicen que ahora si voy a poder conocer a mi compadre", contó el "gemelo".

Asegura que se parecen hasta en el carácter bonachón porque don Luis Alonso se ha dedicado a ayudar a otros y tiene un montón de hijos de crianza a quienes les ha echado el hombro par que salgan adelante.

Un clon del nuevo presidente mexicano conversa con Cañero las experiencias que vivió en México

Don Luis se considera un trotamundos, dice que no puede sentirla plata en la bolsa porque se inventa un viaje y se jala a conocer. Pero aunque le gustan las aventuras hay una a la que no le entra: ser el doble real del nuevo presi mexicano porque allá los políticos no tienen una muy buena imagen.